Nuestra editorial de hoy: Inflación, lo que se dice y se percibe

La inflación esperada por los argentinos para lo que queda del año era de 45,2% en febrero pasado y ascendió 1,1 puntos porcentuales más este mes, por lo que alcanzó el 46,3% en la medición.

25/03/2021 10:23

Las expectativas sociales respecto del Índice de Precios al Consumidor volvieron a tomar distancia del discurso gubernamental y volvieron a subir en marzo por tercer mes consecutivo. De esta manera ya alcanzan el 46,3% para los próximos doce meses.

La inflación esperada por los argentinos para lo que queda del año era de 45,2% en febrero pasado y ascendió 1,1 puntos porcentuales más este mes, por lo que alcanzó el 46,3% en la medición.

Los datos, reportados por el Índice de Expectativas de Inflación, se obtienen a través de una encuesta mensual que cubre alrededor de 1.200 casos en todo el país y que realiza la consultora Poliarquía para el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella.

En el primer trimestre del año, el promedio de la inflación esperada fue de 45,2%, lo que demuestra que los consumidores ven un recalentamiento de precios, dado que hace un año ese mismo indicador era de 33,8%.

De acuerdo con el análisis del sondeo por distribución regional, la zona considerada como “Interior del País” continúa mostrando mayores expectativas de inflación que el resto, con un 49,2%.

Al analizar por nivel de ingreso (aproximado por el nivel educativo), los hogares con ingresos menores tienen una expectativa mayor que los de mayores ingresos, dado que se registraron 49,8% y 46,07%, respectivamente. Esta brecha se incrementó respecto de febrero cuando era de 2,4 puntos porcentuales; ahora es de 3,7 puntos porcentuales, dijo el CIF de la Universidad Torcuato Di Tella.

Con todo, en el Gobierno apuntan directamente a abril como el mes bisagra para el inicio del descenso de la inflación tras varios meses de recalentamiento, aunque estiman que este mes el indicador estará por debajo del 4%. Sin embargo, abril llegará con nuevos aumentos en naftas y distintos servicios clave, que plantearán un fuerte desafío para los bolsillos.