Se complicó la situación legal de un comerciante acusado de abusar de su sobrino

La víctima, de ocho años, habría relatado ante las autoridades que el ataque sexual fue perpetrado en un lugar que queda a medio camino entre su domicilio y el negocio del sospechoso, detenido desde comienzos de febrero.

01/03/2021 12:49

La denuncia que inició la investigación fue radicada en la Comisaría de la Mujer de Jardín América.

 

Se complicó en las últimas horas la situación procesal de un comerciante acusado de abusar sexualmente de su sobrino de ocho años, señalaron fuentes del caso. Fue tras conocerse el contenido de la Cámara Gesell donde el menor brindó testimonio y ratificó lo denunciado por sus familiares, respecto a los vejámenes que sufrió a manos de su propio tío, agregó un vocero.

Tal como publicó PRIMERA EDICIÓN en exclusiva, el sospechoso, de 40 años, fue detenido a principios de febrero, tras conocerse una denuncia radicada por la madre de la víctima en la comisaría de la Mujer de Jardín América.

Luego de realizarle al menor los exámenes médicos correspondientes, donde se constató que presentaba lesiones compatibles con abuso sexual, el juez de Instrucción 2 de esa localidad, Roberto Sena, a cargo de la investigación de la causa, ordenó varias medidas. Una de ellas es que la víctima comparezca en Cámara Gesell ante profesionales del Poder Judicial.

En dicha audiencia, según pudo saber este Diario, el menor ratificó los dichos que fueron vertidos en la denuncia por su madre y se pudo establecer que el abuso fue perpetrado en un lugar ubicado a medio camino respecto del domicilio del niño y el comercio de su tío.

Vale recordar que el acusado está bajo la lupa por otro delito vinculado a la misma causa.

 

Las amenazas y el traslado

Pasados unos días de salir a la luz el caso, la madre del menor solicitó una ampliación de denuncia en virtud de que habría recibido amenazas por parte del sospechoso desde su lugar de detención y que le fueron enviadas de modo mafioso por un tercer involucrado, por lo que se le abrió otra causa al comerciante.

Esto motivó que, por orden judicial, que el hombre fuera trasladado en forma urgente desde la comisaría de Jardín América a la Unidad Penal VIII, con asiento en la localidad de Cerro Azul. Tras cumplir un período de cuarentena, estaba previsto que el individuo sea alojado finalmente en la cárcel de Puerto Rico (Unidad Penal VII).

En su momento el acusado se abstuvo de declarar ante el citado juez, tras lo cual fue imputado por el hecho.