Cómo ir tras el éxito sin esperar que las cosas sucedan

Doris, esposa de un famoso futbolista, reconoció en privado que llegar con su sueño al escenario soñado, en verdad fue gracias a la portación de un apellido heredado.

15/02/2021 17:11

“Alcancé mi sueño, al tiempo que crío a mis hijos, con más oportunidades de las que habría imaginado de joven”, “aunque mi carrera es más blanda, decido ir paso a paso en el proceso de crecer a pie firme sin descuidar nuestra familia, mientras prefiero desarrollar la confianza y seguridad musical, junto a mis pequeños, pero apoyando la principal carrera de quien en verdad hace los goles”.

Confiar, pensar y creer que cada una de nuestras vidas “son con propósito”, es tan individual, sin embargo, estos logros se alcanzan luego de acuerdos tácitos o verbales para establecer responsabilidades compartidas en un espacio común, bajo un mismo techo, tanto con la herencia de un mismo apellido, como en una marca o equipo.

Esto ayuda a comprender en cierto sentido por qué en la mayoría de los casos, llegan los que llegan.

Cuando somos seres sin portación de padrinos, el esfuerzo es mayor, y es imprescindible tomar esa antorcha encendida y sin claudicar, velar que la misma no se apague aún en caminos sinuosos. En este caso, una madre con bajo perfil, con una gran fortuna en disputa recibe un bien merecido premio en el concurso, pero por alguna razón muchos leen un premio cantado desde un inicio del certamen. Coincidencia es la mirada mundial hacia la ganadora, lo cual puede leerse como rédito al rating.

Sabemos que en el backstage se cocinan los premios. Y en función de “esa cocina” existe una delgada línea que premia siempre la empatía y una carencia de competitividad manifiesta. Donde existen celos entre poderosos, en general queda el jamón del sándwich.

También ocurre esto, cuando una productora o líder, astutamente muestra parte de esas credenciales, pero se sabe que al final del camino el podio es para una sola. Así que, si pertenecemos a una asociación, empresa, o espacio con el nombre que analicemos, hay que saber anticiparse a cada final: “Trabajo y éxito no son sinónimos, el éxito consiste en trabajar con inteligencia en pos de un objetivo”.

Lair Ribeiro denomina a esto que “anticiparse implica ver el conjunto para un conjunto” (desde cómo te llevas con tu compañero o jefe, hasta cómo marcha la economía del país). Más aún cuando la pandemia muestra las peores miserias humanas, especialmente en aquellos que tienen mucho potencial, pero nunca alcanzan ese podio.

Análisis internos que pueden mostrarnos que es posible determinar exactamente la posición en la que nos encontramos dentro de nuestros espacios de influencia, para así planificar nuestras carreras e ir tras cada sueño.

Sabemos que las oportunidades no llaman a la puerta: hay que salir a buscarlas. Armar una estrategia efectiva para alcanzar todas las metas, requiere de planificación, aún sabiendo que el resultado está en manos del más poderoso: el cliente, el productor, o el poderoso que hace los goles, cual Messi, y el mismísimo Dios. Ello -créase o no- en definitiva, es lo que marca el rating en nuestras vidas. (Continuaremos)