Exjuez denunció al médico trucho y dijo que “estuvo a punto de morir”

Se trata del abogado José Luis Rey (70), quien dijo que padece COVID-19 y por una mala prescripción de remedios terminó en terapia intensiva.

26/01/2021 07:19

EXCARCELACIONES DENEGADAS. El Juzgado de Instrucción 6, a cargo del magistrado Ricardo Walter Balor.

El exjuez y abogado del foro local José Luis Rey fue diagnosticado con COVID-19 y decidió llamar a profesionales del sistema de salud para que vayan a su domicilio.

Fue entonces que acudió un médico, o al menos eso fue lo que le dijo al letrado esa persona, quien incluso tenía recetarios y sellos que avalaban su condición de galeno.

Una semana y media después de estar aislado y tomar medicamentos que fueron prescriptos por este supuesto doctor, el exmagistrado se sintió mal, dijo que “comencé a tener severos problemas de salud, me sentí tan desmejorado que pensé que estaba a punto de morir”.

“Me fui por mis propios medios a un sanatorio privado y me hicieron unas placas, donde me mostraron como estaban mis pulmones. Quedé internado en observación y luego me llevaron a terapia intensiva porque no mostraba mejorías en mi salud”, afirmó Rey a PRIMERA EDICIÓN.

Mientras toda esta situación se daba en la vida del exjuez, quien por su edad está considerado como paciente de riesgo para coronavirus, se produjo la detención del supuesto doctor que lo atendió y que le recetó medicamentos, acusado de ser falso médico.

Tal como publicó este Diario en su momento, el hombre de 41 años fue denunciado por una mujer luego de que el Colegio de Médicos de la provincia advirtiera que no figuraba en su lista de médicos matriculados.

Cuando la policía lo fue a detener descubrieron que en realidad trabajaba como lavador de automóviles. Al ser indagado por el juez de Instrucción 6 de esta capital, Ricardo Walter Balor, se abstuvo de declarar y fue imputado por “estafa y ejercicio ilegal de la medicina”.

En las últimas horas su situación procesal se agravó, ya que además de que el citado magistrado le denegó la excarcelación en dos ocasiones, se sumaron más denuncias en su contra, como la del exmagistrado capitalino.

El accionar del falso galeno fue advertido por el Colegio de Médicos de Misiones en abril de 2020 pero recién fue aprehendido por la policía el martes 19 de enero pasado por orden del juez Balor.

El acusado, según afirmaron los pesquisas hacía guardias en el hospital de Candelaria pese a no estar habilitado como tal en esa institución.

La investigación develó que el hombre sellaba y firmaba las historias clínicas y certificados médicos -presentados como pruebas ante el Ministerio de Salud Pública- con una matrícula nacional número 4060, sin embargo y tal como adelantó este Diario dicha matrícula no corresponde a ningún profesional con el apellido del involucrado en el Sistema Integrado de Información Sanitario Argentino, del Ministerio de Salud de la Nación.

Según los rumores, el individuo tendría conocimientos de enfermería pero ejercería la medicina en forma ilegal y poniendo en riesgo la salud de las personas.

Las dos denuncias de pacientes en su contra que se conocen hasta el momento coinciden en que los medicada y recetaba e incluso les extendía certificados y recetas con su firma y le prescribía entre otros medicamentos criprofoxina, ibuprofeno y paracetamol, con el correspondiente indicativo de dosis, días y horarios.

En el caso del exjuez, se supo que la primera denuncia fue radicada por su hija mientras él estaba internado, en tanto que ahora será ampliada por la propia víctima, señalaron las fuentes consultadas.