Luciano Vera: “Me molestó que digan que me escapé de River”

Luciano Vera ya está en Eslovaquia para sumarse a la pretemporada del FC DAC 1904, después de unas vacaciones en Wanda. Desde allá habló de todo: cómo es la vida a 12 mil kilómetros de Misiones, el infartante vuelo a Europa y, por primera vez, de su salida del Millo. “Mi amor por River no va a cambiar”, dijo a EL DEPORTIVO.

18/01/2021 06:09

Acostumbrado al calor misionero, Luciano Vera no sale “ni al balcón” debido al crudo invierno eslovaco, donde volvió para sumarse a la pretemporada del FC DAC 1904 después de unas minivacaciones por su Wanda natal para las fiestas. A más de 12 mil kilómetros de distancia, charló con EL DEPOR sobre su vida en Eslovaquia.

Cómo se lleva con el idioma, su experiencia cercana a la muerte y la polémica que se originó tras su salida de River, en la primera vez que da su versión. “Dijeron que me escapé y eso me molestó, yo me quería quedar y debutar en River”.

El viernes, después de un par de semanas en Wanda para pasar las fiestas, Luciano llegó a Dunajská Streda, la ciudad eslovaca del FC DAC 1904, su club desde noviembre pasado. Su vuelo de regreso se había cancelado dos veces por la nieve en Eslovaquia, que atraviesa un crudo invierno con temperaturas bajo cero.

La vuelta no fue sin turbulencias, literal. Después de los vuelos cancelados, el jueves Luciano se tomó un avión hacia Frankfurt, Alemania, como primera escala antes de llegar a Eslovaquia. Y es un viaje que no olvidará. “Íbamos por la mitad del viaje, con el océano abajo, y hubo una turbulencia tremenda que el avión no aguantó y nos comenzamos a ir para abajo”, relató Luciano sobre una verdadera experiencia cercana a la muerte.

Se encendieron las alarmas del avión, las cosas se caían y al lado suyo una pareja se abrazaba. “Todos llorábamos, yo estaba solo, miraba el celular y pensaba que no le podía avisar a mi familia y lo único que hacía era orar, pedirle a Dios una oportunidad más”.Se vivieron momentos dramáticos, como de película, hasta que el piloto retomó el control del avión y pudieron seguir viaje.

“Cuando llegamos a Frankfurt nos esperaban ambulancias y policías. Yo entiendo que Dios me dio una nueva oportunidad y le digo a la gente que disfrute de su familia, porque nunca se sabe en qué momento te va a tocar”, dijo el defensor.

“Lo primero que hice cuando me bajé del avión fue llamar a mi mamá, porque pensé que nunca más iba a ver a mi familia”, agregó.

El vuelo de Alemania a Eslovaquia fue todo un desafío. “No me quería subir, temblaba, iba con los ojos bien abiertos pero fue un viaje tranquilo”. Luciano, fiel cristiano, tomó lo ocurrido como una nueva oportunidad y como una manera más de reafirmar su fe.

“Dios tiene el control de nuestras vidas y él sabe lo que va a pasar. Cuando llegué a Eslovaquia, le di gracias a Dios por otra oportunidad”.

Después de semejante experiencia, el sábado se calzó los cortos y se sumó a la pretemporada, pero todavía de manera diferenciada por la inactividad de las últimas semanas. “Fue mi primer entrenamiento con nieve”, dijo Luciano a EL DEPOR. La Superliga eslovaca está de receso hasta mediados de febrero, cuando retomará la acción.

El objetivo del misionero es estar en el once inicial y debutar en Primera, algo que todavía no ocurrió porque desde River no enviaron su pase.

Pasa que su salida no dejó muy contentos a los dirigentes del Millo, quienes entendieron que Luciano “se escapó” sin el consentimiento de la dirigencia. “Cuando dijeron eso me molestó, yo estoy muy agradecido a River, nunca me faltó nada, pero uno va creciendo y tiene que pensar en el futuro”, dijo Luciano, en la primera vez que da su versión sobre lo ocurrido.

La oferta del FC DAC 1904 llegó durante su estadía en Misiones por la pandemia de coronavirus y era jugosa: contrato, casa, comida y la posibilidad de sumarse a la Primera y ser titular. “Yo llamé a mi representante, analizamos qué era lo mejor para mí y nos comunicamos con River”, dijo Luciano.

Fue el propio defensor quien llamó a Hernán Díaz, coordinador de inferiores en Núñez, y le contó de la oferta. “Yo pensé que River me iba a ofrecer un contrato o asegurarme un lugar en la Reserva”, dijo Luciano. Pero la respuesta fue negativa. “Hernán Díaz me dijo que iba a jugar en mi categoría, que este año sería la cuarta, y que me podía ofrecer un viático de 5 mil pesos”.

Luciano volvió a comunicarse con su representante, quien le aconsejó aceptar la oferta del FC DAC. “Yo lo volví a llamar a Hernán y le dije que, por la situación sanitaria, no iban a jugarse las inferiores por un tiempo y que quedarme en Misiones esperando no me convenía; y él se molestó”.

Fue así que su representante se comunicó con el FC DAC y desde Eslovaquia mandaron una oferta a River por el defensor. El Millo estuvo un mes sin responder y los eslovacos no querían esperar más.

“Me dijeron que me venga a Eslovaquia a entrenar y que ellos iban a pagar en AFA los derechos de formación. Me vine, firmé mi primer contrato como jugador profesional y vi que se habían empezado a decir esas cosas desde River, como que me escapé y eso me molestó.

Yo me quería quedar y debutar en River pero era complicado porque este año tenía que dejar la pensión y adónde iba a ir sin un sueldo”.

Según Luciano, el FC DAC envió a Buenos Aires la plata correspondiente a los derechos de formación y un porcentaje por mecanismo de solidaridad, pero recién hoy el jugador se reunirá con los dirigentes del club para saber si llegó su pase.

Desde entonces, nadie del club de Núñez se comunicó con él. “Yo soy hincha fanático de River y eso no va a cambiar. Me hice amigos en el club, viví en la pensión y nunca me faltó nada, pero uno va creciendo y tiene que pensar en su futuro”, insistió.

En el FC DAC 1904 lo esperaban con los brazos abiertos: le dieron un depto, le llevan la comida todos los días y el DT Bernd Storck le dijo que quiere que haga en el equipo lo mismo que vio en sus videos del Mundial Sub-17 que se jugó en Brasil en 2019.

Le dijo que aproveche la experiencia y que en dos años puede estar jugando en cualquier otro club de Europa. La Superliga vuelve a mediados de febrero y el DAC 1904 marcha segundo, a cuatro puntos del Slovan Bratislava. “Es como una vidriera para después dar el salto”, dijo el misionero.

Mientras tanto, la vida en Eslovaquia, con nieve y con costumbres totalmente distintas a las argentinas. “Se entrena al mediodía porque en invierno a eso de las 16 ya oscurece” y “mis compañeros yo veo que almuerzan a las 10 de la mañana, cenan a las 18 y a las 20 ya se duermen”, dijo sorprendido.

Con respecto a los entrenamientos, “hay cosas diferentes a las que hacía en Buenos Aires, pero como ahora estoy en el primer equipo, es distinto”, señaló.

Sobre la vida cotidiana, no pudo decir mucho. Hace demasiado frío. “Estoy todo el día encerrado”, admitió. Debido a ello, pudo practicar poco el idioma, “que no entendés nada, cuando te hablan no sabés si reírte o llorar porque no se entiende. Yo entiendo más o menos el inglés y me manejo con eso”.

Durante los entrenamientos tiene un par de compañeros sudamericanos (dos venezolanos y seis panameños) que le traducen lo que dice el DT y también uno italiano, que maneja el español y le oficia de traductor.

“La ciudad es enorme, tiene todo y la gente se maneja en tren. Yo me manejo para ir al supermercado a comprar pero casi siempre estoy encerrado por el frío”, remarcó.

Todavía no pudo probar ninguna comida típica de la zona porque quienes se encargan de cocinarle quieren hacerlo sentir como en casa y le llevan comidas tradicionales argentinas, como milanesa, marinera, tartas, pollo y carne al horno, fideos y arroz.

Y Luciano tiene su mate, que lleva a todos lados más ahora por el frío, “y todos lo miran, les llama la atención”. Por la pandemia de coronavirus no puede invitar, pero el italiano que le hace de traductor le pidió que le lleve un mate de regalo tras su regreso a Misiones. “Le traje, vamos a ver si aprende a tomar”, se rió Luciano. “Acá en Eslovaquia toman agua caliente en un vaso, esa es la costumbre”, contó.

El oriundo de Wanda vive solo, un compañero lo busca todos los días para ir a entrenar y así pasa sus días. “En verano contaré un poco sobre la ciudad, porque ahora no salgo ni al balcón”, cerró Luciano entre risas.

 

La Superliga eslovaca
La primera parte de la Superliga finalizó a mediados de diciembre y fue una de las pocas ligas que tenía asistencia de público. Pero después, al no cumplirse las recomendaciones sanitarias, se dio marcha atrás. La reanudación del torneo, sin público, será a mediados del próximo mes.