El campo

El campo de energía está unido al Ser, a nuestra esencia que es pensamientos-sentimientos.

12/01/2021 07:52

Comprobado es que existe un campo de energía
en todo aquello que tenga vida,
que se ve como luz y colores,
lo ves en los seres y hasta en las flores
y si en la muerte esta luz se retira,
quiere decir que es ella quién gobierna la vida,
vida que conocemos como formas y movimiento
que inteligentemente se despliega a cada momento.
En la naturaleza donde no interviene la humana mente,
vemos el desarrollo de la perfección de una divina mente
que a Su imagen y semejanza nos creó
y nosotros la llamamos Dios,
que si inteligencia Él es,
ahora entiendo que en todo y todos esté.
Si el aleteo de una mariposa es información que esa mente puso en sus genes,
revisa la calidad de información que tú recibes y de quienes
pues mente tienes tú y la mariposa no tiene.
De ahí que la maldad quiera acaparar del hombre la información
pues sabe del poder que en ella reside si él le pone su intención.
Entre lo bueno y lo malo hay gradientes de amor de diferencia
y el humano elige en qué gradiente estar con su inteligencia,
a esto es lo que se llama tomar conciencia
de con su libre albedrío tomar la información correcta
si quiere que su vida sea perfecta,
y sin querer volvimos al principio de la poesía
donde decía que es el campo de información el que gobierna la vida.

El campo de energía es pura información, está unido al Ser, o sea a nuestra esencia que es pensamientos-sentimientos y está fuera del físico pero es el que le hace actuar y hablar al cuerpo.

Estas serían nuestras obras por las cuales el cielo nos reconocerá, de ahí que Jesús haya dicho: no hace mal al hombre lo que entra a su panza sino lo que sale de su corazón, que es por donde se expresa el Ser y si éste actúa dependiendo de la información que recibe.

Consideren la importancia de seleccionar la información que recibimos y de quienes, debido a esto, el mal se agazapa en los medios de información y entretenimiento.

A mayor saber, mayor capacidad de discernir, si es que este saber no viene de las creencias enquistadas en la sociedad, para dejar libre al Ser a hacer lo que le es propio.