En Nochebuena acompañarán a familiares de pacientes internados

Están juntando alimentos navideños para llevar a las familias que pasarán el 24 de diciembre en el Hospital Madariaga esperando por la recuperación de su ser querido internado. La campaña surgió luego de perder a su hermano a fin de año.

20/12/2020 11:11

EMPATÍA. A partir de su dolor, comenzó una campaña para ayudar a los que atraviesan situaciones similares.

Desde el fallecimiento de su hermano, Pedro y su familia tienen una concepción diferente de la Nochebuena. Por ello, este año decidieron pasar el 24 de diciembre junto a los familiares de los pacientes internados en el Hospital Madariaga. Compartirán dulces navideños y gaseosas para atravesar el duro momento por el que ellos ya pasaron un año atrás cuando Damián, el hermano de Pedro, falleció tras un accidente de tránsito.

 

Una sorpresa que no fue

Ayer se cumplió un año desde que Pedro Campins y su familia perdieron a su hermano y su cuñado tras un accidente sobre la ruta nacional 12.

“Decidieron viajar de sorpresa desde Santo Pipó hasta Posadas para pasar las fiestas con nosotros”, contó Pedro a PRIMERA EDICIÓN. Sin embargo, la sorpresa fue muy diferente a lo planeado: Damián, su hermano, estuvo en coma durante dos meses y nunca más pudo despertar.

“El 24 de diciembre por la mañana fuimos al Hospital Madariaga y ahí nos dieron los partes médicos: nos informaron que el estado de Damián era muy crítico y que el desenlace podría llegar en cualquier momento”, relató Pedro.

Ante esta dramática noticia, “esa misma médica nos aconsejó que nos quedemos reunidos y cerca del hospital por cualquier cosa que pudiera suceder”, mencionó. Así lo hicieron: Pedro junto a sus papás, tíos, primos y amigos cercanos de la familia fueron llegando al hospital.

Sin embargo, al acercarse la noche, los amigos se fueron a sus casas para brindar con sus familiares. “Nosotros decidimos pasar la noche en el hospital para estar atentos a cualquier noticia”, dijo.

 

Un gesto de compasión

Así transcurría la víspera de Navidad hasta que, en un momento de tanta espera y angustia, “se acercaron dos personas a donde estábamos y nos dejaron unos budines y gaseosas”, contó.

Este gesto “fue muy significativo para nosotros. Gracias a eso pudimos distraernos unos minutos y salir aunque sea brevemente de tanta preocupación. Llegaron esas dos personas que nos dieron unos minutos de alegría”, destacó y agregó que “recibimos la Navidad con lo que nos regalaron y pidiendo por que mi hermano pudiera recuperarse”.

Lamentablemente, ni Damián ni el cuñado de Pedro pudieron sobrevivir al trágico accidente, pero a la familia Campins les quedó grabado el detalle de compasión de ese matrimonio que con tan poco los hizo sentir acompañados. “Ese simple gesto de darnos un budín y una gaseosa, a nosotros nos significó un montón”, sostuvo.

 

La campaña solidaria

“Nunca me hubiese imaginado que había personas sentadas en un hospital llorando y con miedo, mientras nosotros estábamos en nuestra casa brindando y festejando. No es algo que a uno se le pase por la cabeza un 24 de diciembre a menos que lo viva en carne propia”, aseguró.

A partir de esta experiencia, “nos dimos cuenta que no somos los únicos y que todos los años hay personas que sufren la misma situación”, contó. Así fue que organizaron esta campaña para acercar a los familiares de los pacientes internados en el hospital, algunos dulces navideños y palabras de aliento.

Por ello piden colaboración con turrones, pan dulce, budines, golosinas, gaseosas y jugo para que “las personas puedan pasar la difícil Nochebuena con algo en el estómago y que atraviesen el duro momento. Más allá de la comida, es el gesto de contención”, sostuvo Pedro.

Finalmente, agradeció a las personas de otras localidades y provincias que colaboraron. “Nunca pensé que iba a tener tanta repercusión”, dijo. Y es que, según contó, al comienzo fue una idea de la familia, pero gracias a las redes y a sus amigos, llegaron a gente de todo el país.

 

Piden ayuda para movilizarse

Además de las típicas comidas navideñas, quieren acercarles un plato caliente.

En este sentido, Pedro destacó que “hay una persona en Apóstoles que es dueña de un restaurante y se ofreció a donarnos una cantidad importante de pizzas, empanadas y gaseosas pero no tenemos el medio para buscarlas porque ninguno de los dos tiene auto”, dijo.

Por lo tanto, pidió la solidaridad de quien tenga un vehículo para ir a buscar la comida.

“Yo me hago cargo de los gastos de la nafta y de todo lo que haga falta pero necesito alguien que me lleve hasta allá”, aseguró.