“Es necesario profundizar mucho más el debate sobre el aborto en la provincia”

Aseguran que en Misiones persiste un alto porcentaje de embarazo adolescente y que debe adecuarse el protocolo de Interrupción Legal de Embarazo (ILE) por la cantidad de niñas abusadas que terminan pariendo.

08/12/2020 09:00

Aborto - IVE

SALUD PÚBLICA. Los movimientos proaborto legal aseguran que esta ley es un tema de Salud Pública.

En Argentina, los movimientos sociales están más que atentos al tratamiento del proyecto de Ley de Interrupción Legal del Embarazado y se espera una semana con movilizaciones en todo el país.

En Misiones, hubo pañuelazos por el aborto legal, seguro y gratuito, así como caravanas “Provida”. Es claro que desde cada frente, la ansiedad está presente y este jueves será un día clave, ya que se decidirá nuevamente su aprobación o no, tal como sucedió en 2018.

 

Formarse e informar

Entre los profesionales de la salud a favor del proyecto de Ley IVE, PRIMERA EDICIÓN dialogó con la médica pediatra de Eldorado, Marcela Bobatto, quien explicó que “es necesario profundizar mucho más el debate sobre el aborto en nuestra provincia. He tenido la oportunidad de estar en otros congresos en provincias como Buenos Aires o Santa Fe, donde los médicos generalistas en atención primaria tienen una mayor formación en relación a este tema y son ellos son los que informan y realizan el acompañamiento a las mujeres. Sobre esto, en Misiones todavía hay mucha resistencia y poca formación en esta problemática”.

Asimismo, señaló que “nuestra provincia tiene un alto porcentaje de embarazos en adolescentes y en menores de trece años, lo cual es una violación, porque jamás sería posible el consentimiento de una niña de 11 o 12 años para mantener una relación sexual. Como provincia nos debemos un avance en la educación sexual integral para reconocer estas situaciones”.

 

Las “niñas madres”

En cuanto a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), Bobatto añadió que “la provincia adhirió cuando se reformuló el protocolo pero este año el Ministerio de Salud, Ginés González García, volvió a profundizar en este tema y Misiones no terminó de adecuar esta medida. En Misiones, las mujeres no tienen garantizada el acceso a una información adecuada sobre cuándo es posible solicitar la interrupción legal del embarazo, por algo tenemos tantas ‘niñas madres'”.

“Además, en Salud Pública son pocos los profesionales que quieran realizar este procedimiento. Es así que dejan pasar el tiempo y finalmente el embarazo no llega a interrumpirse. Además, tampoco es un tema de sólo realizar el aborto y listo, sino que es necesario un acompañamiento para las mujeres y parejas que atraviesan ese momento. Para ello necesitamos formarnos e informar mucho más a los pacientes”, agregó.

Respecto al aborto, legal, seguro y gratuito, esta médica indicó que “esta medida es una ampliación del derecho a la salud para todos. En esto hay que considerar muchos aspectos, el primero es que hablamos de un tema de Salud Pública y no algo moral ni espiritual, sino que está lejos de toda religión. Se trata de la decisión que cada mujer puede tomar en relación a su cuerpo. En tanto que este debate también tienen que darse entre los hombres porque no podemos seguir con su indiferencia ante este problema de salud. El patriarcado es tan fuerte y muchas veces las leyes son edificadas y votadas por los varones, donde las mujeres nuevamente terminamos excluidas”.

A nivel nacional, remarcó que “el que pueda ser ley es algo que debemos a todas las mujeres como una ampliación del derecho a la salud. En tanto que, los que estamos a favor de esta ley no somos ‘promuerte’, sino que también queremos la vida, para lo cual necesitamos Educación Sexual Integral y acceso a los métodos anticonceptivos”.

 

“Sacarse las caretas”

Desde el punto de vista de los profesionales de la salud, Marcela Bobatto apuntó a que “entre nosotros nos conocemos y creo que deberíamos sacarnos las caretas. En este momento, todos sabemos que el aborto se practica en todos los niveles sociales. En ello, las mujeres que tienen un acceso económico pueden hacerlo en un lugar seguro atendido por médicos y médicas que trabajan generalmente en el nivel privado. No obstante, las mujeres que mueren son aquellas que no tienen accesibilidad económica, las pobres, que desde siempre terminan muertas al no poder pagar un aborto seguro”.

Acerca del impacto de recurrir a prácticas no seguras, precisó que “Salud Pública se termina haciendo cargo de las consecuencias de los abortos clandestinos. Un 38% de las muertes en el país están relacionadas con mala praxis en estos abortos. Si hablamos en el tema económico, que no es lo primordial, en el ámbito de la salud se ahorraría mucho dinero de aprobarse la ley”.

 

Un momento difícil

Por último, esta médica de Eldorado aseguró que de aprobarse la ley tampoco se saturará el sistema sanitario: “Si una mujer decide hacerse un aborto es un momento muy difícil y traumático, no es algo a la ligera. Con la aprobación de esta ley no es que todas van a ir a abortar, ese es uno de los discursos del patriarcado que nos quieren vender. Eso es desconocer lo que significa para una persona decidir proceder con un aborto, incluso en el caso de las mujeres que son abusadas no se trata de una decisión fácil”.

 

Los principales puntos del proyecto de IVE en Argentina

Este jueves 10 de diciembre la Cámara de Diputados tratará en recinto el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y se espera un día de intensas manifestaciones públicas, tanto a favor como en contra.

En ese contexto, cabe recordar los principales puntos de este proyecto. En primer lugar, habla de una persona gestante y no únicamente de mujer; despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación y aún más allá en el caso de que ponga en riesgo la salud de la persona gestante y en caso de violación, tal como establece el Código Penal; además de los hospitales, las obras sociales deben garantizar el pedido de manera gratuita; debe darse un acceso a la información y un acompañamiento a la persona a lo largo de todo el proceso de la IVE.

En el caso de menores de 13 años, estas deben contar con su consentimiento informado y asistido por sus progenitores o representantes legales. En tanto que para adolescentes de entre 13 a 16 años se las considerará con la madurez suficiente para presentar el pedido sin asistencia, a menos que éste presente un riesgo para su salud.

En tanto que la objeción de conciencia, los profesionales médicos podrán ejercerla pero deberán de inmediato proceder a la derivación a otro profesional sin dilatar el proceso tanto desde lo sanitario como lo jurídico.

No obstante, el médico no podrá alegar a la objeción de conciencia si la vida de la persona gestante se encuentra en riesgo y requiera atención urgente. De igual forma, tampoco podrá negar asistencia médica a las personas en el momento de presentarse un caso de seguimiento posaborto.