“Los precios de los combustibles están muy por debajo de los valores normales”

Así lo manifestó Faruk Jalaf, titular de la Cámara de Estaciones de Servicio del Noreste (CESANE), en diálogo con FM de las Misiones. Desde agosto, las naftas aumentaron un 11,5%. La localidad que registró el precio más alto fue Puerto Iguazú.

17/10/2020 10:33

Desde la hora 0 del viernes la petrolera YPF modificó la cartelera de precios de los combustibles y a la par también las otras banderas.

La suba fue de un 3,5% en promedio y está asociada al aumento de los valores en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ILC), el Impuesto al Dióxido de Carbono y los biocombustibles. Luego de que los valores estuvieran congelados por nueve meses, desde agosto hasta la fecha, los precios treparon 11,5%, ya que en dicho mes los valores tuvieron un incremento promedio de 4,5% y en septiembre otro 3,5%.

Es así que con la última modificación, en Posadas el litro de súper sufrió un incremento de $2,04 y en YPF cuesta $65,86; mientras que la Infinia trepó a $74,29 con el aumento de $2,30. Asimismo, el litro de diésel 500 valía $58,99 y pasó a costar $61,05 y el Infinia diésel tiene un precio final de $72,43.

En tanto, en Axion los nuevos valores son $65,86 para la súper y la Premium vale $74,29; asimismo el diésel común cuesta $61,05 y la premium diésel $72,43.

Mientras que las estaciones Shell elevaron el valor de la súper a $65,79 y la Premium a $75,89.

De igual manera, los precios de los combustibles en Apóstoles -de la petrolera YPF- pasaron de $64,59 a $66,65 para la súper y, la Infinia que costaba $72,37 ahora está en $74,68. En tanto, el litro de Ultra diésel de $59,21 pasó a valer $61,28 y el diésel de mayor octanaje de $70,15 pasó a costar $72,60.

En Eldorado la súper se consigue a $66,70; la Infinia $74,70; el Ultra diésel $61,30 y el Infinia diésel a $72,60.

En tanto, en Puerto Iguazú la bandera Shell estacionó sus precios en $66,64 para la súper y $76,16 la Premium. Además, la fórmula diésel llegó a los $61,27 y el diésel premium a $73,99.

Mientras que en YPF la súper cuesta $66,65 y la Infinia $74,68. Además, el Ultra diésel vale $61,28 y el de mayor octanaje $72,60.

Según indicaron desde la petrolera YPF se estimó una pérdida de $85.000 millones para el segundo trimestre del año y había informado que atravesaba una “compleja situación desde el punto de vista económico y financiero que se vio profundizada por los efectos generados por la pandemia del COVID-19”.

Sobre el nuevo aumento se refirió el titular de la Cámara de Estaciones de Servicio del Noreste (CESANE), Faruk Jalaf, quien en conversación con FM 89.3 Santa María de las Misiones dijo que “estaba previsto para estos días, lo adelantaron un par de días y eso es favorable porque no se especula con las filas de autos”.

En este punto, recordó que “este aumento estaba previsto para el 1 de octubre, pero en realidad no es un incremento de precios sino que es un impuesto”.

“Teniendo presente la gran situación económica de la petrolera estatal -porque tiene conflictos económicos- es la que está marcando el rumbo de los precios”, dijo; y al mismo tiempo indicó que “en principio lo que se pretendía era que las petroleras absorbieran este incremento del impuesto, pero eso no sucedió y se terminó aplicando el aumento del 3,5% promedio a nivel país”.

“Este incremento no incide mucho en los precios”, deslizó.

Además, manifestó que “los precios de los combustibles están muy por debajo de los valores normales”.

En esta línea, detalló que “siempre costó un dólar en promedio la súper, por lo cual si hoy lo comparamos con el dólar más barato que es el oficial debería estar costando $82 el litro de la súper. Un litro de nafta está muy barato”.

Pero, indicó que “lo que sucede es que la situación general del país está mal porque nos mantuvieron encerrados mucho tiempo, por lo cual la actividad económica fue decreciendo”.

 

Pérdidas

Sobre las pérdidas que están teniendo las petroleras, Jalaf sostuvo que “es muy importante a pesar de que los precios no están tan caros, pero el problema que se plantea es que muchas provincias están cerradas, en fase uno o en fase dos, y las ventas han caído notablemente”.

En cuanto a Misiones, consideró que “por la buena disposición y a la prevención que se hizo desde el Gobierno provincial se logró que la provincia no padeciera lo que sucedió en otras jurisdicciones como esas que están cerradas casi en su totalidad”.

Señaló que “en la provincia se fue abriendo la economía gradualmente y se autorizó el turismo interno; es decir que se fue procediendo en forma cautelosa, pero bien. Esto es importante porque sino estaría en una situación complicada”.

Aseguró que “a nosotros nos han venido relativamente bien las decisiones que se tomaron a nivel sanitario”.