Preocupa crecimiento de ideologías y de los discursos anticientíficos

Datos del capítulo del estudio de la consultora Zuban-Córdoba y Asociados dedicados al COVID-19 en la población.

21/09/2020 09:01

A medida que avanza esta fase de la cuarentena, transformada en un distanciamiento social obligatorio, en la más reciente encuesta de Zuban-Córdoba y Asociados aparecieron mensajes como “el coronavirus no existe, es un negocio de médicos y laboratorios”; “el uso del barbijo no evita el contagio de COVID-19”; “coronavirus no te tenemos miedo”; o “el distanciamiento social no sirve para nada”.

En cifras, el 45% considera que el barbijo no evita el COVID-19. Un 27% considera que el coronavirus no existe o que no le tienen miedo al COVID-19. Y que el distanciamiento social no es considerado efectivo por el 28% para no contagiarse.

Para el politólogo e investigador Nicolás Bertone, que participó del estudio publicado este fin de semana, “tiene que ver con posicionamientos que hay que ir midiendo no solamente por una cuestión de salud pública sino por discursos que se van articulando en posiciones que preocupan a la vida institucional de la democracia. Algo de ello lo tenemos en Bolsonaro (presidente de Brasil) diciendo que esto es una ‘gripecinha’ y promoviendo medicamentos que no son avalados por la OMS”.

“Son posicionamientos dogmáticos donde (se da cabida a) las confabulaciones o discursos anticientíficos como el terraplanismo (hubo un 12% que contestó que la Tierra es plana). Todos estos discursos en contra del sentido científico están tomando valor y formando posiciones políticas con interés en ganar elecciones. Entonces, hay que tener algunos cuidados de no verlos solamente como ‘contra las medidas sanitarias’ sino como discursos de identidad partidaria”, analizó Bertone.

En cuando al 28% que entendió que el distanciamiento social no sirve,“se debe leer con mensajes como que el COVID-19 es un invento, una fábula. Hemos leído a gente escribiendo y compartiendo en redes sociales que la vacuna está hecha para controlarnos como parte de los discursos anticientíficos”.

Consultado si fracasaron los mensajes o los mensajeros en la pandemia, recordó que “medimos antes el nivel de credibilidad y hay un alto porcentaje que avala a médicos y equipos de salud, pero los gobiernos e incluso los medios o periodistas han caído ampliamente. Ha crecido el uso de fake-news que reafirman los posicionamientos. En julio veíamos que la gente no chequeaba la información sino que consumía datos de acuerdo a su posicionamiento. Si le llegaban datos en sentido a lo que piensa, lo consumía y lo disparaba nuevamente como si fuera una confirmación”.

Finalmente Bertone dijo que los datos o conclusiones “son muy alarmantes y preocupantes”.