Construcción: remarcaron que el repunte no se ve reflejado en la mano de obra formal

Miguel Ángel Dib, asesor de la UOCRA, indicó que en Misiones alrededor de “12 mil obreros están en la informalidad". Recalcó que “los organismos de contralor casi no dan abasto”.

13/08/2020 07:30

En diversas ocasiones, el Gobierno nacional definió a la reactivación de la obra pública y privada como uno de los ejes prioritarios a la hora de pensar la pospandemia.

Con ese objetivo, comenzaron a evaluarse diferentes medidas con las principales cámaras del sector en la búsqueda de alcanzar un repunte de la actividad.

En relación a esto, en diálogo con FM 89.3 de las Misiones, Miguel Ángel Dib, asesor de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), remarcó que “es cierto que existe un repunte, sobre todo en lo que son obras privadas, sin embargo todos los que están trabajando en el cuentapropismo no se ven reflejados en nuestra mano de obra registrada”.

“El cuentapropista, el obrero que no está registrado, no paga aportes, no tiene jubilación ni seguro de desempleo. Hay mucha informalidad”, aclaró.

“Este repunte que se ve ahora, porque incluso en la ciudad de Posadas hay muchos locales comerciales construyendo, al menos en los números que establece el índice del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), no se ve reflejado en el crecimiento de mano de obra formal”, indicó.

Al mismo tiempo, el abogado opinó que “todo el proceso de la pandemia afectó muchísimo a la obra pública y privada, relacionada al empleo formal. Nuestro gremio viene golpeado hace mucho tiempo, ahora sumado la pandemia todo se siente mucho más y esto se ve directamente reflejado en los índices formales de registración”.

“De los aproximadamente 17 mil obreros que hay en la provincia de Misiones, alrededor de 12 mil están en informalidad que son los que están trabajando con refacciones y remodelaciones. Después hay un sector importante, más de 5.000 que son los registrados y que están trabajando tanto en obras públicas como privadas”, graficó.

“La informalidad es propia de nuestra región, no pasa sólo en Misiones. Además los organismos de contralor casi no dan abasto para controlar esto”, apuntó y añadió: “Toda persona que contrate un obrero para remodelar o construir su casa, no tiene que aplicar la ley de registración de UOCRA, no es una relación formal laboral. Hay que analizar cada situación específica que se presenta”.

Además, destacó que los motivos que derivan en esta situación “se dan por la crisis económica y la falta de políticas orientadas a las obras de arquitectura que son las que más generan empleo, porque el 50% de esas obras que son los hospitales, escuelas, viviendas, va direccionado a mano de obra”.

 

Medidas

Consultado sobre las medidas que se deberían aplicar para acrecentar la cantidad de trabajadores registrados dentro del esquema formal de la construcción, Dib comentó: “La expectativa y nuestro desafío es que los recientes lanzamientos a nivel nacional y también de la provincia, sobre las líneas de crédito para refacción y mejoras de algunas viviendas, se vean reflejados en la ocupación de mano de obra formal y registrada”.

“En la Cámara Argentina de la Construcción hay representantes de la UOCRA, donde se están elevando diferentes propuestas, tanto a la Cámara como al Gobierno nacional, para incentivar a la obra pública en infraestructura”, expresó.

Y agregó que cabe recordar que “en la mayor parte de lo que es obra de arquitectura de cada 3 pesos que vienen, dos pesos pone la Nación y uno la Provincia. Es muy importante el rol que ocupa la Nación en cuanto esos fondos”.

Al respecto, también recordó que “cuando se lanzó Itaembé Guazú en 2013, habían proyectadas 17 mil viviendas aproximadamente, aún hay parte de esas viviendas que no están finalizadas. Con el Gobierno anterior se cortaron esos fondos y estamos esperando que vuelvan a insertarse para la construcción de obra de arquitectura que son las que generan mayor empleo”.

Por otro lado, Dib destacó que “como gremio llevamos adelante capacitaciones, muchos de esos obreros logran insertarse en el ámbito formal, porque tenemos una vinculación directa con las empresas de las cámaras empresariales, y porque haciendo esos cursos, que duran como máximo un año, se les entrega la tarjeta que les permite ingresar en el ámbito formal. Son las herramientas que tenemos disponible en el gremio”.