Venta de maquinaria agrícola creció 5% durante el segundo trimestre

“Hoy, estamos mejor que el año pasado”, afirmaron desde Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma).

26/07/2020 11:20

El presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Néstor Cestari, destacó que las ventas en el mercado interno crecieron un 5% durante el segundo trimestre del corriente año, debido a que el sector agropecuario no frenó su actividad en medio de la cuarentena puesta en marcha el 20 de marzo pasado por el coronavirus.

“Nosotros hoy estamos mejor que el año pasado, alrededor de un 5% arriba en ventas en lo que va del tercer trimestre y se debe únicamente a que el sector agropecuario no paró. Las expectativas que teníamos al principio eran totalmente negativas y ahora estamos contentos porque pensábamos que se nos venía la noche”, dijo Cestari en diálogo con Télam.

El dirigente y empresario argumentó que la mejora en la venta de maquinaria agrícola se debió a que “el sector agropecuario trabajó y eso generó que en la medida de las posibilidades de cada productor fueron comprando en un plazo chico”.

“El productor fue el único que trabajó y al no poder invertir en dólares o cualquier otro bien, se actualizó en la parte de maquinaria agrícola, que por ahí estaba relegada de años atrás”, agregó. El sector de la maquinaria agrícola recién comenzó a operar en los primeros días de abril, ya que en las primeras dos semanas de la cuarentena no fue contemplada como actividad esencial.

“El primer trimestre fue malo, pero el segundo empezó levantando y nos ubicamos un 10% por encima del año pasado, después un 8% y en este momento estamos un 5% arriba de 2019 en promedio”, manifestó Cestari.

“Hay máquinas que tienen como destino el mercado externo más que el mercado interno, y hoy las exportaciones están 12% abajo del año pasado”, explicó.

En lo que respecta a las herramientas agrícolas de menor tamaño, como pueden ser las sembradoras, comentó que se comercializaron a buen ritmo “con una financiación otorgada por las fábricas que podían alcanzar hasta los 120 días, que es lo que una fábrica puede dar”.