Manubens Calvet: “No sabía si iba a llegar vivo a ver la herencia”

Manuel, el correntino residente en Posadas que fue reconocido como hijo por el hacendado cordobés, llegó a un acuerdo con el resto de familiares y espera el cobro.

24/07/2020 08:07

IDENTIDAD. Manuel Manubens Calvet ayer en Villa Cabello con el recorte de PRIMERA EDICIÓN con el que contaba su verdad.

Después de más de 40 años de idas y vueltas, el correntino radicado en Misiones Manuel Manubens Calvet (o Manuel Maidana, como se llamaba hasta que comenzó esta cruzada) ve más cerca la posibilidad de dar un cierre definitivo a la triste novela en torno a su identidad y la parte que le toca de la herencia de su padre, el multimillonario hacendado cordobés Feliciano Manubens Calvet.

Es que finalmente se espera que hoy la Justicia Civil de Córdoba firmará el acta de entrega de las propiedades a sus herederos legales, entre los que –entre otros muchos- se encuentra el nacido en la Segunda Sección de los Esteros del Iberá.

Según medios nacionales, en 2017 la fortuna de Manubens Calvet había sido tasada y se calculó en unos 225 millones de dólares, aunque ahora será repartida entre varios grupos de beneficiarios: un 40% se destinará a los acreedores que se fueron generando durante las últimas cuatro décadas, mientras que el 35% irá a parar a los familiares de los cinco sobrinos del hacendado fallecido en 1981 y otras porciones menores al resto de herederos, entre los que figura hasta un grupo de empresas off shore y, por supuesto Manuel.

En concreto, el medio digital porteño Infobae menciona un monto cercano a los 5 millones de dólares como el que los “familiares directos” del multimillonario cordobés negociaron con el correntino residente en Posadas para destrabar un conflicto legal que ya parece sacado de una película.

Sin embargo, su abogado aseguró -manteniendo un alto grado de confidencialidad en sus dichos- que las cifras que se están manejando son muy abultadas con respecto a las verdaderas (ver aparte).

“41 años de lucha”

Una vez conocida esta noticia, Manuel dialogó ayer con el programa “El Aire de las Misiones” que se emite por la FM 89.3 y consideró que a punto de cumplir 67 años (el próximo 7 de agosto) “este es el final de esta larga historia, de 41 años de lucha, de ir y venir a Córdoba, de conversar con tanta gente”.

Desde su casa de Villa Cabello, rememoró esa época “cuando todavía en el país se creía que el correntino nacido en Corrientes (en referencia a él mismo) era un chanta más, pero no era así: don Juan Feliciano Manubens Calvet me había reconocido un 19 de febrero de 1960 y dejó el acta de reconocimiento en un Juzgado de Paz (en Lafinur, provincia de San Luis). Esto no lo supo nadie por años, ése era el misterio de Don Juan, yo tampoco lo sabía. Es después que salta todo esto, y menos mal, porque si le hubiera llegado a los sobrinos –que ya murieron todos- vaya uno a saber qué es lo que habría pasado, iban a quemar toda la documentación”.

“Me quisieron meter en la cárcel y fui a dormir en un subsuelo en la Justicia Federal para una de las audiencias, que duró casi tres meses, pero nunca fui preso: me absolvieron y me restituyeron mi DNI”, remarcó con orgullo.

Y finalizó: “Pensé más de una vez que no sabía si iba a llegar vivo a ver la herencia o mis hijos iban a continuar esto. Pero como cristiano, siempre confié en que si bien la Justicia terrenal no estaba de mi lado, la Justicia divina sí. Mi fe siempre me ayudó mucho, mi familia siempre me acompañó hasta el último minuto de la lucha y había gente muy positiva que me decía ‘no aflojes, Manuel’. Y nunca aflojé”.

Una vida de película

Manubens Calvet contó ayer que “una vez vino (a Posadas) Isabel Sarli para hacer una película de mi vida, pero después se demoró y se terminó bajando el proyecto”. Recordó que ya hay un libro sobre su historia, escrito por Ricardo Odziomek: “En su momento se editaron varios miles de ejemplares y creo que tengo que volver a imprimir más, haciendo algunas correcciones”.

“Lo central siempre fue la identidad”

La causa por la herencia tras la muerte del hacendado cordobés se inició en 1981, aunque desde un tiempo antes Manuel ya peleaba por su identidad.

Para su abogado, Rosendo Montero, “evidentemente son 40 años de llevar esta cruz y ahora se hace justicia. Creo que es un hombre que tiene el derecho de portar el apellido que porta y además tener un respaldo económico que le permita una mejor calidad de vida a él y a su familia, pero lo determinante para él siempre fue que se le reconozca su identidad, lo económico nunca fue lo central”, dijo. “Yo creo que tanto Manuel como los sobrinos podrían haber llegado a un acuerdo en su momento y hoy no estaríamos hablando de esto, podría haber sido mucho más rápido y beneficioso para todas las partes”, planteó.

 

“Cifras de ficción”

“Lo que se dice en las notas periodísticas está exagerado todo, tanta plata es una ficción”, advirtió a la radio de PRIMERA EDICIÓN el abogado de Manuel Manubens Calvet, Rosendo Montero. “Ustedes saben que los mercados hoy en día están totalmente depreciados y hablar de esa cifra es una cosa de locos, con todos los vaivenes económicos que estamos sufriendo, la cifra de verdad es sumamente menor”, insistió.

Aclaró, en cualquier caso, que “tampoco podemos transparentar lo que hay en realidad, porque hay cuestiones de seguridad, de resguardo, y yo tengo pactos de confidencialidad establecidos con todos los demás herederos, con lo cual estoy acotado en lo que puedo informar”.

Para colmo, aseguró que la fecha del viernes como la del punto final de esta historia también es en parte ficticia: “El juez podrá firmar un acta, pero en los papeles los traspasos llevan mucho más tiempo. Además sabemos que en estos tiempos las escribanías no están funcionando como corresponde, los registros no están actuando en ese tiempo, la gente no se puede trasladar acá en Córdoba de una jurisdicción a otra… Es una cosa formal para darle un cierre con un acta, pero (la entrega final de los bienes a los herederos) va a llevar su tiempo”.