Paciente 40: “Es feo que la sociedad te impulse a dejar tu propio hogar”

Tras la insistencia de los vecinos del barrio IPRODHA de Puerto Iguazú, el joven de 26 años y último caso detectado de COVID-19 en Misiones será trasladado a otro lugar para cumplir el aislamiento. Primera estará en el sector preparado para Coronavirus del Hospital Samic y luego será llevado al santuario.

02/07/2020 12:15

Paciente 40

SEGUIR. Luego de recuperarse del coronavirus, el paciente de Iguazú piensa regresar y continuar con sus estudios en Buenos Aires.

Martín Duarte rompió el silencio y contó la discriminación que sufren por parte de los vecinos del barrio IPRODHA de Puerto Iguazú, donde hasta ayer miércoles cumplía con el aislamiento luego de ser detectado con COVID-19.

Sucede que tras las denuncias hechas contra su persona por no cumplir con el protocolo sanitario, el paciente número 40 publicó en el grupo del barrio que siempre cuidó a toda su familia y no mantuvo contacto con nadie desde que llegó de Buenos Aires.

PRIMERA EDICIÓN habló con el joven de 26 años que regresó desde la Matanza en el operativo Vuelta a Casa: “Hasta el día que llegué a la provincia nunca tuve síntomas. Primero noté que empecé a perder el gusto y el olfato, así que informé a los encargados de hacer el seguimiento telefónico y me llevaron a tomarme las muestras. Ahí fue cuando saltó todo y arrancó la problemática que estoy pasando actualmente en el barrio”, contó.

Acerca de su aislamiento, añadió que “con el equipo de salud de Iguazú, el Comité de Emergencia, se reunieron y me dijeron que lo conveniente es que vaya a otro lugar. Me pidieron disculpas pero dicen que hay mucha presión de los vecinos, a pesar de que saben que cumplo con todo el protocolo desde el primer día. Tranquilamente podría rebelarme pero lo correcto es seguir las recomendaciones hechas porque se que la gente está preocupada”.

En cuanto a todo lo compartido en redes sociales en el barrio, Martín detalló que “incluso empezaron a divulgar que estaba por el barrio jugando al fútbol cuando prácticamente nunca hice deportes en mi vida y los que me conocen saben esto. Soy consciente de lo que vivo y cómo es el virus, por eso cumplí con todo el protocolo”.

“Es feo que la sociedad te impulse a dejar de tu propio hogar donde vivo prácticamente desde que nací pero respeto la decisión de los vecinos del barrio y no quiero problemas, así que lo único que hice fue aceptar”.

Desde el punto de vista sanitario compartió que “ahora estoy casi sin síntomas, mejoré en estos días, comienzo a tener de nuevo gusto y olfato. Pero estoy yendo al hospital de Iguazú y siento que me estoy exponiendo a otro riesgo por mis defensas además de la posibilidad de entrar en contacto con otras bacterias o virus“. explicó.

“También está la idea de ir al Santuario pero este lugar sufrió inconvenientes con la tormenta porque se cayó todo un cableado, así que mientras solucionan eso me trasladan al hospital, en el sector de aislamiento”, continuó.

Respecto al seguimiento de su círculo cercano, explicó que “en mi familia no se tomaron hisopados porque no tuve ningún contacto con ellos ni el espacio donde ellos habitan y tampoco tienen síntomas. Quizás más adelante lo hagan pero por el momento no los hubo”.

Sobre su llegada a la provincia, Martín Duarte indicó que “el día 26 de junio por la tarde llegué a Iguazú, pasé los controles en la entrada donde me buscó una ambulancia y me trajo hasta mi domicilio, donde todo estaba listo. Desde ese día que subí por las escaleras a mi pieza no tuve contacto con nadie, con mi familia hablo a través de videollamadas. La última vez que salí fue cuando me llevaron a hacerme el hisopado. A mis hijas no las veo hace más de cinco meses”.

Por otra parte, precisó que durante el operativo de traslado “vine con personas en el micro que se fueron bajando en otras partes. En ningún momento mantuve contacto con ninguno de ellos, además me senté bien lejos de los demás porque todos teníamos miedo. Estuve en un lugar sentado solo y tampoco tenía nadie adelante y atrás tenía un espacio libre en el micro”.

A su vez, remarcó que “la verdad que no se en qué momento pudo darse esto del contagio. En Buenos Aires, estuve haciendo un proceso de rehabilitación de adicciones que finalizó hace un mes atrás. Allá estuve todo el tiempo en el hogar, cumpliendo el aislamiento durante la cuarentena”.

“Era una casa normal donde estábamos con pocos chicos en esa última etapa del tratamiento que se llama proyecto de vida pero siempre se cumplió todos los recaudos del protocolo. Esa parte de La Matanza estaba en pleno alerta y tomando las precauciones por el coronavirus. Es una de las zonas más complicadas en este momento”.

Además, agregó que “hace más de un mes mi familia empezó a tramitar los permisos para volver. Allá estaba estudiando en la Escuela de Aeronaútica de Buenos Aires pero como se pausó todo no pudo finalizarlo, así que luego de terminar mi tratamiento regresé con la intención de hacer la cuarentena acá con mi familia y mis hijas. Luego que pase todo esto mi intención es volver para finalizar con mis estudios”.