Los detenidos con armas y ropa policial planeaban matar a un juez posadeño

El plan lo orquestaba Néstor “El Negro” Rojas desde el cárcel federal de Ezeiza. Escuchas son contundentes al respecto. El crimen no se concretó por el cierre de fronteras.

23/06/2020 12:19

UNIFORMES DEL GEOF. En el barrio Los Lapachos se realizó el pasado 26 de mayo el allanamiento encabezado por el juez Cardozo.

El temido y presunto sicario y narcotraficante, el paraguayo Néstor Fabián Rojas (54) detenido en el complejo penitenciario federal de Ezeiza en la provincia de Buenos Aires, fue involucrado en un entrecruzamiento de escuchas telefónicas de la que se desprendió preliminarmente un supuesto plan para asesinar al juez de Instrucción 3 de Posadas, Fernando Luis Verón´, que lo investiga como mentor y coautor del doble crimen del barrio Tacurú de la capital misionera.

De las escuchas realizadas por Gendarmería e iniciadas hace varios meses, se estableció que los cuatro detenidos con armas automáticas, entre ellas un fusil de guerra M-16, y ropa táctica del Grupo Especial de Operaciones Federales (GOEF de la Policía Federal) el martes 26 de mayo en una vivienda de la avenida Jesús Nazareno casi avenida Alicia Moreau de Justo (exruta 213) el mes pasado mantenían contacto con El Negro Rojas de manera continúa y pergeñaban los detalles para interceptar en la vía pública al magistrado mencionado y asesinarlo con la misma saña y determinación que durante la madrugada del jueves 17 de diciembre de 2015 fueron ultimados Sebastián Vega (35) y Rodrigo Ibarra (27), cerca del predio El Acuerdo de Posadas, en el presunto “ajuste narco”, causa que instruye Verón.

 

La pandemia milagrosa

De fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN, se pudo establecer que el plan criminal estaba avanzado y sólo restaba la adquisición de dos motocicletas para concretarlo. Modelo y marca se escucha a Rojas indicar según las intervenciones telefónicas referidas.

Pero paradójicamente es la pandemia del coronavirus lo que permitió que el plan no se ejecutara, ya que los sicarios indicados por Rojas para cumplir con las órdenes, debían ingresar a Misiones provenientes de Brasil y por el cierre fronterizo regional se vieron demorados.

Rojas fue trasladado a la prisión federal de Ezeiza en 2019 cuando la Policía de Misiones abortó otro de sus planes delictivos, intentar fugarse de la Unidad Penal de Puerto Rico.

Se lo involucra además en la detención de los cuatro brasileños armados que detuvo Gendarmería en el cruce de la ruta nacional 105 y 14 en San José hace pocos meses.

Pero también está imputado por el asesinato del mecánico Aldo Andrés Cantero (31) ejecutado de cuatro balazos alrededor de las 20.10 del domingo 5 de agosto de 2018, cuando compartía la jornada junto a sus familiares en su vivienda de la Fracción 91 del Lote 89 de Gobernador Roca.