Piden que además del exfutbolista Ángel Rojas juzguen a su pareja

El juez Balor cerró la instrucción por el crimen de Alejandro Sosa (27) y sobreseyó a la novia del exfutbolista acusado. La Fiscalía sostiene que la mujer fue “encubridora”.

18/06/2020 11:20

La causa del homicidio a puñaladas de Alejandro Sosa, ocurrido el 20 de octubre del 2019 en inmediaciones a las avenidas Bustamante y Lavalle de esta capital, se aproxima a ser elevada a juicio con dos imputados, el exfutbolista misionero Ángel Clemente Rojas (45) y un remisero amigo Inocencio Cabral, de la misma edad.

Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN indicaron que se realizó durante los últimos días el requerimiento de elevación a juicio por parte de la fiscal subrogante Patricia Inés Clerici, situación que fue contemplada por el juez de Instrucción 6 de Posadas, Ricardo Balor aunque dispuso el sobreseimiento en la causa a la concubina de Rojas, una mujer de 36 años.

El magistrado consideró que la situación de la pareja de uno de los imputados puede encuadrar en las excepciones marcadas por el Código Penal Argentino respecto a encubrimiento, imputación pedida por el Ministerio Público Fiscal.

En el inciso 4 del artículo 277 remarca que “están exentos de responsabilidad criminal los que hubieren obrado en favor del cónyuge, de un pariente cuyo vínculo no excediere del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad o de un amigo íntimo o persona a la que se debiese especial gratitud”. Con la excepción que hayan tenido una participación en el hecho. Para el juez Balor, en este caso, no hubo.

Rojas fue detenido por el hecho poco después de que encontraran muerto a Sosa, el 20 de octubre de 2019. El indigente fue atacado a puñaladas en plena calle, en cercanías a la chacra 32-33 de la capital provincial.

El requerimiento de elevación a juicio de la causa se encuentra en la etapa de notificaciones en principio con dos imputados, Rojas y el remisero que lo iba a trasladar a Paraguay al momento de ser capturado por la Dirección de Homicidios de la Policía.

Como la Fiscalía interviniente consideró el accionar de la mujer de Rojas como “cómplice” o encubrimiento y para el juez esa figura no es tal, habrá que esperar si no hay una apelación por parte del Ministerio Público Fiscal que debería ser resuelta por la Cámara de Apelaciones.

Para Balor la relación de pareja que tiene la mujer con el exfutbolista cuadra el artículo mencionado y optó por su sobreseimiento. En cuanto a Rojas y al restante imputado que tiene el caso, el remisero Inocencio Cabral, el juez instructor dispuso que el expediente cambie a la instancia de juicio oral.

El trabajador del volante fue liberado hace tiempo pero siempre estuvo supeditado a la causa y será enjuiciado como presunto “cómplice” del homicida.

Como publicara en su momento este Diario, la pelea ocurrió en plena calle y por motivos no del todo claros aunque se cree que tuvo que ver algún comentario del fallecido respecto a la pareja de Rojas y eso decantó la ira del exjugador de Guaraní y Crucero del Norte para atacarlo con un destornillador.

El cuerpo del joven quedó tendido bajo el techo de una pollería ubicada sobre la avenida Bustamante casi Gómez Portiño, frente al complejo habitacional.

Los testigos resultaron claves para que la Policía tenga una descripción del automóvil en el que huyó el asesino.

Con estos datos, finalmente los uniformados ubicaron en la cabecera del puente internacional Posadas-Encarnación el rodado sospechoso y detuvieron al chofer (un remisero oriundo de Paraguay), y en otro sector cercano -en la Placita del Puente- a una mujer de 36 años y un hombre de 45, que se sospecha que bajaron antes del rodado para despistar a la Policía. Este último está sindicado como el presunto autor del crimen.

En poder de la mujer se incautó una mochila, donde se halló un destornillador y un teléfono celular marca Samsung.

El automóvil en el que habrían intentado escapar hacia el vecino país también fue secuestrado. Se trata de un Nissan Wingroad, con patente paraguaya.

El chofer de 35 años y oriundo de Cambyretá (Itapúa) también fue arrestado. En el vehículo se secuestró un cuchillo mango color verde claro Tramontina.

En cuanto al examen médico, trascendió que la víctima tenía múltiples heridas punzo cortantes, una de cuatro centímetros en zona baja izquierda, otra de dos centímetros en mano izquierda, otra de 1,5 centímetros en una de las axilas y otra de siete centímetros en el espacio intercostal.