“El problema de fondo es lo que pueda pasar a futuro”

Lo dijo el doctor en Economía y consultor de UNICEF, Jorge Paz, en dialogó con la FM 89.3 Santa María de las Misiones. Realizó un análisis de los índices de pobreza, sus efectos a futuro y la implicancia del aislamiento en el salto estadístico.

21/05/2020 07:30

El Doctor en Economía y consultor de UNICEF, Jorge Paz, dialogó con el programa PRIMERA PLANA que se emite por la FM 89.3 Santa María de las Misiones e hizo un análisis de los índices de pobreza, sus efectos a futuro y la implicancia del aislamiento preventivo, social y obligatorio en el salto estadístico.

“El problema de fondo es lo que pueda pasar a futuro. Los daños que se producen por este tipo de situaciones se prolongan a lo largo de la vida de estos niños”, alertó el especialista.

“Esto es lo que se llama la reproducción de la pobreza, estos niños después comienzan una trayectoria de vida que les es desfavorable en todo sentido. La falta de educación, saneamiento, vivienda, nutrición, se van acumulando y generan un panorama adverso. En un futuro no pueden acceder al mercado laboral, no culminan la escolaridad y al llegar a adultos reproducen el ciclo perverso de la pobreza” agregó, el también Doctor en Demografía.

Asimismo, como todas las cuestiones de la economía, Paz alertó que los índices de pobreza también se ven afectados por el aislamiento decretado por el Gobierno nacional.

En este sentido, indicó que “las medidas del Gobierno fueron acertadas, pero no alcanzan porque la caída del nivel de actividad económica es muy violenta”.

“Aunque ya hemos tenido una crisis muchísimo más fuerte en el 2001-2002, ahora estamos a la mitad de esa crisis. Más o menos un 6% se calcula que va a caer la actividad y eso va a provocar un deterioro muy fuerte en las condiciones de vida de la población”, completó.

“El Gobierno comenzó a destinar el 3% del PBI a la protección social, hubo un pasaje del 2% al 3% y nosotros entendemos que todavía hace falta un 0,3% adicional para poder amortiguar las consecuencias producidas por la pandemia”.

A su vez, con respecto al norte del país, Paz alertó que: “El NEA y NOA tienen el otro fantasma que son los niveles de vulnerabilidad, esas personas que están caminando al borde de la pobreza y cualquier acontecimiento podría llevarlas al abismo”.

“El aislamiento obligatorio fue para todos y en estas regiones hay una alta tasa de trabajadores informales, entonces el impacto del aislamiento fue mucho más fuerte”, completó.

Además, el consultor de UNICEF indicó que “hay 4 millones de personas -1,1 millones de niños- que están viviendo en barrios populares, asentamientos y villas. Son hogares que tienen una alta vulnerabilidad social. Se trata de personas que viven en situaciones muy precarias y con el aislamiento empeoró su situación”.

Por último con respecto a las tasas de pobreza, explicó que por cada punto que se pierde del PBI, la pobreza aumenta en 1,25 puntos.