Jubilados en Miramar piden volver

Otro caso de misioneros que se vieron sorprendidos por el avance de la pandemia de coronavirus y las restrictivas medidas de aislamiento sanitario obligatorio es el de Beatriz Prima Sanguina y su esposo.

14/05/2020 06:38

ANCLADOS. “Betty” Sanguina junto a su marido. Están sin remedios y con la urgencia de retornar a Posadas para asistir a su hermano no vidente.

Beatriz Prima Sanguina y su esposo viajaron a Miramar (Buenos Aires) para visitar a su hija a la que hacía muchos años no veían y ahora llevan más de dos meses “atrapados” allí. En este período, a la pareja de jubilados se le terminó la medicación que llevaron para sus respectivos tratamientos.

En diálogo con la FM 89.3 Santa María de las Misiones, “Betty” explicó que realizó numerosas gestiones para poder volver a la provincia, pero sin obtener respuesta positiva. “Ya mandé mails, llamé a todos lados, me dijeron que me comunique con la Casa de Misiones, pero no tuve suerte para nada. Llamé yo, también mi hija y mi esposo, pero nada de nada”.

“Salimos de Posadas el 6 de marzo, teníamos pasajes de ida y vuelta porque pensábamos quedarnos quince días. Llegamos el sábado 7 y el lunes cortaron todo, incluso cuando escuchamos que cortaban quisimos volver, pero no se podía más”, contó.

Sobre el motivo de su viaje, apuntó que “vinimos a visitar a nuestra hija, que hacía años que no veíamos. Juntamos pesito por pesito para poder viajar. Traje remedios para dos meses, pero se me terminaron todos. Lo que más ne preocupa es mi marido, porque está muy bajoneado. Tengo miedo porque él tuvo muchos problemas, está operado de los dos riñones, tiene parkinson y está muy angustiado”.

“Betty” y su esposo viven en el barrio A-4 de Posadas y pidió que “nos ayuden a volver. Un taxi desde acá nos pide 50 mil pesos y eso es inalcanzable”.