Aumenta la mortalidad por infarto de miocardio y enfermedad cardiovascular

Por la cuarentena, las consultas y angioplastias por infarto se redujeron notablemente. Especialistas en cardiología aconsejan acudir al centro de salud más cercano en caso de manifestar un síntoma coronario. Hay más riesgo de morir por problemas cardíacos que por el coronavirus principalmente en los adultos mayores.

30/04/2020 20:00

A raíz de esta pandemia, y como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, “se vio la disminución de casi un 60% de los pacientes que consultan por infarto”, aseguró el presidente del Colegio Argentino de Cardiólogos Intervencionistas (CACI), doctor Diego Grinfeld a FM 89.3 Santa María de las Misiones.

Asimismo, aseguró que “vamos a disminuir las muertes por Covid-19 pero a aumentar muchísimo la mortalidad por enfermedades cardiovasculares”.

“Vemos que la gente cumple y se queda en casa, pero nos preocupa que muchos presentan síntomas de problemas cardíacos y no van a consultar”, contó. Además, el doctor garantizó que “esto va a producir un aumento en la mortalidad cardiovascular, que es la primera causa de muerte en Argentina y en el mundo”.

Consultas demoradas por temor al Covid-19
La mayor preocupación de Grinfeld se relaciona al hecho de que “no hay un mensaje claro que explique que los pacientes cardíacos pueden y deben ir a la guardia para consultar, o en su defecto llamar a los servicios de urgencia”.

En este sentido, agregó que “no hay ninguna información ministerial que asegure a las personas que efectivamente están permitidas las consultas por cualquier síntoma. Si están yendo a una guardia médica, pueden circular por la vía pública”, reforzó.

Además de la falta de información, otra de las razones por las que la gente no va a las guardias, es porque según Grinfeld “hay mucho temor de contagiarse en el hospital, o que las fuerzas de seguridad los retengan durante el traslado”. Sin embargo, “las estadísticas muestran que hay pocos contagios por coronavirus dentro de los hospitales, porque están preparados para evitar justamente esto”.

 

Se puede prevenir

La mayoría de los infartos, se pueden prevenir en una simple consulta. Sin embargo, al suspenderse este tipo de atención médica, “aumenta el porcentaje de riesgo de estos pacientes”.

Al respecto, el doctor recordó que están activas las teleconsultas aunque “el tema es que la gente no se comunica y se quedan en la casa esperando que se les pase”, lamentó. En tal sentido, recomendó que “al menos por teléfono, pero que se contacten con su médico y que no esperen a tener un problema para consultar”.

Finalmente, Grinfeld recordó la importancia de quedarse en casa, siempre y cuando no presenten síntomas de problemas cardiovasculares.

“Ante cualquier falta de aire repentina, desmayos, arritmia, palpitaciones, dolor en el pecho o boca del estómago, trastorno del habla o pérdida de movilidad de alguno de los miembros, tienen que ir a una guardia, principalmente si la persona ya sufrió un infarto o accidente cerebro vascular en el pasado o tiene insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial o diabetes, ya que tienen mayor riesgo”, concluyó el cardiólogo.

 

Diagnósticos reducidos

Entre el 20 y el 31 de marzo cayó dramáticamente la realización de los principales estudios cardiovasculares diagnósticos y terapéuticos respecto de los primeros 19 días de ese mismo mes, según datos de Stent-Save a Life.