Jardines maternales: “No vamos a poder subsistir sin ayuda y sin trabajar”

Esperan “un milagro” ante la falta de apoyo estatal. “Nos obligan a cerrar, a no trabajar, pero no nos eximen de ningún gasto. No somos parte del sistema educativo y los papás no pueden pagar la cuota”, dijo Judith Salom, presidenta de la asociación que los nuclea.

22/04/2020 07:17

Sin el personal subsidiado por el Estado misionero y sin cobrar cuotas por el aislamiento obligatorio que les impide funcionar, los jardines maternales privados de la capital misionera no pueden pagar salarios ni servicios.

Judith Salom, presidenta de la Asociación de Jardines Maternales indicó al programa El Aire de las Misiones, por la FM 89.3, que “la sociedad no conoce que no somos parte de Educación, que no estamos encuadrados en el sistema educativo y pertenecemos al rubro comercios y empresas”.

“No podemos capitalizarnos, nos mantenemos con los ingresos del mes a mes.Trabajamos muchas personas para atender a los niños porque requieren asistencia. Cubrimos amplias franjas horarias con hasta 16 horas de servicio para las cuales hay que destinar personal”, manifestó.

En el caso de la propietaria del jardín, atienden a bebés desde los 45 días. A todo esto, Salom agregó que “los costos son altísimos en impuestos, cargas sociales y, al no generar ingresos, no podemos cubrirlos. Hasta ahora no hay medidas que nos ayuden a liberarnos de ese peso”.

Consultada sobre la preparación de un protocolo que les permita volver a funcionar si se van flexibilizando las actividades en la cuarentena, la titular de la Asociación de Jardines Maternales de Posadas indicó: “Dependemos de la decisión de la Nación con protocolos que vendrán desde Salud”.

“Nosotros por ejemplo tenemos espacios grandes y ventilados. Debemos pensar en trabajar con menos chicos como con menos personal, porque nadie quiere poner en riesgo la integridad de nadie”, apuntó.

Y sostuvo que “si eso no es viable, pedimos de manera desesperada al Estado que nos ayude. Nos obligan a cerrar, a no trabajar pero no nos eximen de ningún gasto”.

“No tenemos espalda para soportar esta situación”, aseguró la propietaria del Jardín Campanita.

 

“No vamos a subsistir así”

Salom advirtió que “si las actividades escolares no se retoman hasta agosto o septiembre, ningún jardín maternal va a subsistir”.

“Los padres necesitan el servicio y con mucha buena voluntad algunos padres pagaron una parte de la cuota por el mes de marzo. Pero hay un montón de papás que hicieron la cuarentena y se quedaron sin ingresos, con lo cual no podrán pagara nada el mes que viene”, advirtió.

Explicó que los padres que tuvieron algún tipo de subsidio y deban trabajar con los maternales cerrados por la cuarentena, “seguramente van a tener que destinar dinero a una persona que cuide a los niños”.

Según la titular de la entidad que los reúne, son alrededor de 15 los jardines maternales privados registrados. “No somos tantos. Pero algunos tenemos más de 25 años trabajando, con personal que tiene mucha antigüedad. Nosotros tenemos 14 personas con nosotros y este mes no podemos pagar”, reveló.

Y observó que tras la cuarentena “hay muchos padres que no van a querer que los niños vuelvan a los jardines”. “Nuestro problema más grave son los sueldos de la gente que depende del ingreso que le damos. No tenemos manera de obtener ingresos y sin poder pagarles”, adujo.

Anticipóque para enfrentar esta crisis necesitarían una prorroga de pagos en las cargas sociales. “Para nosotros todo sigue igual. Sólo esperamos un milagro”, dijo.