“El día que vine a ver a Cristina decidí que tenía que hacer algo para ayudarla”

Como referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Norita Cortiñas estuvo en Posadas para visitar a Cristina Vázquez, absuelta por la Corte Suprema tras pasar once años privada de su libertad.

29/12/2019 22:45

ALEGRÍA. Norita y Cristina compartieron en su encuentro la felicidad de la libertad alcanzada.

Cristina Vázquez vivió con alegría el momento en el cual regresó a su hogar luego de ser liberada por una decisión da la Corte Suprema de Justicia de la Nación tras pasar once años detenida.

Desde hace tiempo, organizaciones sociales acompañaron el pedido de revisión del caso pero nunca tenían respuestas concretas.

Uno de los mayores apoyos fue el recibido desde Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, luego de conocerse la historia de Cristina a través de un audiovisual que recorrió el país en reclamo de justicia.

ATENTA. Cortiñas participó de la asamblea entre organizaciones.

Este sábado, la referente de la emblemática asociación, Norita Cortiñas, llegó a Posadas para visitar a Cristina y abrazarla en celebración del cumplimiento de un sueño: recobrar la libertad.

Luego de esto, distintas asociaciones de Misiones se reunieron en la sede de la CTA Autónoma para delinear acciones ante otros casos de similares características en la tierra colorada.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, Norita Cortiñas recordó que “el día que vine a ver a Cristina decidí que tenía que hace algo para ayudarla y me comprometí con el caso para liberarla”.

A su vez, indicó que “esto de todas formas hay que aclarar que fue un acto colectivo donde una parte importante la cumplieron estas jóvenes que hicieron la película con la historia de Cristina, donde recorrieron todo lo que pudieron para este material a todos. Su historia no era comentada ni vista por quienes tenían que verla y la Justicia jamás abrió un expediente para ver por qué a Cristina no se le permitió hacer su propia defensa. Todo esa causa estuvo muy tapada y se necesita investigar en algún momento por qué se la involucró a ella”.

Asimismo, contó que “estoy hace como tres días sin dormir y con una ansiedad tan grande. No paraba de pensar en que llegaba un momento de gloria. El viernes cuando ya estuvo en libertad me sentía como adormecida luego de tanto esperar y desear que sucediera. Además pensaba también en qué hacer si esta sentencia no salía”.

Por otra parte, acerca de otros casos similares en Misiones reflexionó que “mujeres pobres hay muchas y es necesario plantearse qué poderes económicos están instalados detrás de estas causas. Hay que diagramar un hilo conductor sobre este tipo de casos porque acá hay una complicidad total desde la Justicia”.

En cuanto al prejuicio social presente hacia la persona de Cristina Vázquez, añadió que “ella hacía de su vida lo que quería y deseaba vivir libre. En este sentido hay que empezar a demostrar que la juventud también tiene derechos a hacer su vida”.

Respecto a la lucha social en pedido de justicia en la provincia, Norita Cortiñas señaló que “lo que noto en las familias de Misiones es una cierta timidez en sus reclamos con los casos de sus familiares. Terminan confiándose de lo que dice la Justicia y todo queda ahí. Muchos de ellos hubieran sido muy distintos si ellos se encadenaban en alguna Catedral o Legislatura”.

Sobre el surgimiento de las Madres de Plaza de Mayo, aclaró que “en ese momento no formábamos parte de una sociedad más politizada, ni había otra conciencia como suelen pensar. Muy pocas tenían algún partido político al que eran afines e incluso muchas pertenecían a diferentes iglesias y religiones, como la judía y hasta la musulmana. Lo que nos movilizó fue salir a la calle a pedir justicia. No sabíamos nada, ni como manejarnos, así que hubo que equivocarse varias veces y meter la pata para aprender”.

Referentes de organizaciones sociales estuvieron en la sede de la CTA en Posadas para participar en una asamblea donde se diagramó el generar acciones en relación a casos que consideran que merecen una revisión del actuar de la Justicia misionera. También acompañaron a Norita y celebraron su presencia al canto de “madre de la plaza, el pueblo las abraza”.

Luego de esta reunión una de las presentes, la abogada Roxana Rivas, contó que “esto surge desde hace mucho tiempo desde la necesidad de poner en crisis el Poder Judicial ya que lo sucedido con Cristina no fue una excepción sino una regla en la mayoría de los casos. Las condenas en cualquier tipo de delitos siempre se dan con algunas dudas por falencias en el campo de la investigación y la elaboración de las hipótesis que se enmarcan”.

En este sentido, indicó que luego de un primer acercamiento “buscamos que esto sea la piedra fundacional de un observatorio para empezar a estudiar los casos y que la gente se anime a exponerlos. Las gestiones penales son muy estigmatizantes y si no vienen los familiares a pedir ayuda a las organizaciones sociales no tenemos formas de acceder a muchos casos. Así que buscamos acceder a estas víctimas del sistema penal para conocer sus experiencias y si podemos colaborar con eso”.

FUERZA. Con su pañuelo verde en mano expresó un “será ley”.

En su trabajo social en la provincia y en conjunto entre las distintos frentes sociales “estuvimos presentes con varias causas pero no podemos llegar a todas. Entonces en lugar de ir sacándolas de una, entre todas las organizaciones sociales y los movimientos que acudimos ante esos casos, pensamos en cómo hacer una interpelación más concreta. Ahora empezamos a generar un medio a través del cual pedir explicaciones a la ciudadanía; sobre todo buscamos saber qué va a pasar por ejemplo con Cristina ahora y quién va a reparar todo lo que se hizo”, agregó.

Rivas además sostuvo que tras esta primera asamblea “se va pactar un documento para repudiar la actuación del Poder Judicial en este caso en particular, además de hacer una interpelación a través de una nota para pautar qué hacer más adelante. Para la próxima reunión necesitamos convocar interdisciplinariamente  también a los abogados. Estas asambleas son abiertas a quienes deseen participar y escuchar. La idea es convocar a las víctimas y familias del sistema”.