La primera mujer mecánica en aviación en Gendarmería Nacional es misionera

Se trata de la cabo primero Rosana Beatriz Nartovski, quien nació en San Vicente y creció en Los Helechos. Lleva once años en la fuerza y presta servicios en Río Gallegos, Santa Cruz.

29/12/2019 22:42

Otra misionera se destaca en el país, en este caso la cabo primero de Gendarmería Nacional, Rosana Beatriz Nartovski, quien es la primera mujer en ser mecánica de aviación de la fuerza de seguridad nacional.

Sanvicentina de nacimiento, Nartovski y su familia se mudaron a Los Helechos cuando tenía ocho años, para residir en la casa de la abuela paterna. Siempre quiso ser parte de una fuerza de seguridad y cuando tuvo la edad decidió que ingresaría a Gendarmería Nacional.

“Estoy en Gendarmería hace once años. Desde pequeña siempre quise pertenecer a una fuerza, me gustó Gendarmería por el prestigio de la institución y por las tareas que realiza, el apoyo que brindaban siempre a la comunidad, el respeto que las personas tienen al uniforme y al gendarme”, contó a PRIMERA EDICIÓN.

Con respecto a la elección de su profesión de mecánica de aviación, indicó que “no había trabajado como mecánica, me enteré del curso por una promoción, mi compañera ya se había anotado y me comentó, me interesaba mucho la aviación, averigüé como era el curso, me comentaron los contenidos y me gustó así que me anoté”, dijo.

Comentó que al principio “fue un poco difícil porque no había trabajado nunca en un ámbito de taller y además porque las tareas de un mecánico de aviación requieren de mucha precisión, puse muchísima predisposición y empeño y me enseñaron muchísimo los mecánicos e inspectores más antiguos de mantenimiento de Campo de Mayo, en Buenos Aires. Ahora es capacitación constante, porque es un trabajo en el cual constantemente salen cosas nuevas y tenemos que estar actualizados”.

Contó que lo más difícil de su profesión “son los riesgos propios de la aviación, pero Gendarmería cuenta con un buen grupo de mecánicos, capacitados e instruidos para los trabajos e inspecciones”.

Aunque esta profesión no estaba en sus planes de profesionalización, hoy lo considera un sueño cumplido “al realizar el curso y lograr ser mecánico de aviación, trabajar en las aeronaves, trabajar día a día en lo que me gusta, con mucho esfuerzo y dedicación, siento que es un sueño cumplido”, dijo.

Nartovski está casada con un integrante del Ejército Argentino, Manuel, y tienen dos hijos Briana y Bastian, y desde 2013 presta servicio en la Sección Operativa de Vuelo Río Gallegos, en la provincia de Santa Cruz. Así, una misionera vuelve a destacarse en el país por su trabajo y profesionalismo.