Día de sentencia por el femicidio de Micaela Elías

Héctor Velázquez, remisero de 65 años enfrentaría una pena de prisión perpetua si es hallado culpable de estrangular a su ex pareja. Elías fue estrangulada con su propia chalina hace tres años, en el partido bonaerense de Florencio Varela.

02/12/2019 09:36

MICAELA. Trabajaba como mesera en un pub de Florencio Varela.

El veredicto en el juicio a un remisero acusado del femicidio de una mujer que trabajaba como mesera de un pub y fue estrangulada con su propia chalina hace tres años, en el partido bonaerense de Florencio Varela, se dará a conocer este lunes.

La audiencia comenzará a las 13.30 en la sede del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Quilmes, situado en Hipólito Yrigoyen 475, donde juzgan a Héctor Fernando Velázquez (65) por el crimen de Micaela Lorena Elías (36).

La fiscal Mariel Calviño solicitó que el imputado sea condenado a prisión perpetua por el delito de “homicidio doblemente agravado por haber mantenido una relación de pareja y por violencia de género”.

En tanto, el defensor oficial requirió al TOC 1 que Velázquez sea absuelto por “falta de pruebas”.

El hecho ventilado en el debate ocurrió el 9 de agosto de 2016 entre las 7.10 y las 8.30 cuando la víctima salió de su vivienda ubicada en Baradero al 100 de Florencio Varela y fue interceptada por un hombre que circulaba en un Renault 12 celeste.

Horas después, el cuerpo de Micaela, quien trabajaba como mesera en un pub, fue hallado luego que un llamado al 911 denunció que había un cadáver tirado en unos pastizales junto al cruce de 970 y ruta 36, en la localidad de Bosques, del mencionado municipio.

La mujer había sido estrangulada con su propia chalina, que tenía anudada en la parte trasera del cuello, y tenía signos de haber recibido varios golpes en la cabeza y en otras partes del cuerpo.

Como Elías tenía colocados varios anillos y otras pertenencias, los policías habían descartado un crimen en contexto de un robo y, por las características de sus heridas, comenzaron a trabajar con la hipótesis de un asesinato cometido por razones personales.

Los investigadores identificaron en su campera el logo de un pub del centro de Florencio Varela, llamado “Rojo Bar”, y fueron hasta el lugar.

Allí confirmaron que la víctima era empleada y obtuvieron el dato acerca de un chofer que trabajaba en la remisería contigua al local, quien supuestamente estaba “obsesionado” con ella.

Ese hombre era Velázquez, el cual al ser entrevistado por las autoridades dijo que hacía más de un mes que no la veía. Sin embargo, al revisar su Renault 12 descubrieron un anillo de mujer y un pañuelo de colores blanco y rosado que, luego, la hija adolescente de Elías identificó como de su madre.