En dos “golpes” robaron cinco millones de pesos en Alem

Uno de los damnificados es funcionario municipal y empresario dedicado a las actividades hípicas en la zona. El dinero estaba guardado en una caja fuerte, en la casa de un familiar. En el otro caso, la víctima es un empresario dedicado a la fabricación de plástico.

22/10/2019 07:43

Imagen ilustrativa

Un funcionario municipal de esta localidad fue víctima del robo de 3 millones de pesos que estaban dentro de una caja fuerte, indicaron fuentes de la investigación.  El hecho se registró días atrás, aunque recién trascendió en las últimas horas de este lunes.

Lo llamativo del caso es que el o los autores del ilícito conocían los movimientos de la familia del damnificado, quien además es un conocido empresario vinculado a actividades hípicas en la zona, agregó un vocero.

Al parecer, dentro del mismo inmueble donde se hallaba el cofre de seguridad, también se encontraba un manojo de llaves, entre las cuales estaba la que abría el mismo.

En la escena estuvo presente personal de la División Criminalística de la Unidad Regional VI, con asiento en esa misma ciudad, que levantó huellas y rastros para obtener pistas que permitan dar con el o los delincuentes.

En dicha vivienda, situada en el barrio Centro, residiría un familiar del damnificado, quien se habría ausentado cuando se produjo el robo.

Quienes accedieron a la caja fuerte no tuvieron que forzarla: utilizaron la llave y se llevaron el “jugoso botín”. Por tal motivo, desde la pesquisa se sospecha que hubo “inteligencia previa” de los criminales para cometer el atraco, debido a que existía un pleno conocimiento de cuándo la persona que habita el lugar entraba y salía y, además, que el manojo de llaves estaba en algún lugar de la casa.

Fuentes cercanas al caso indicaron que buena parte del monto total correspondería a dinero perteneciente al funcionario comunal, producto aparentemente de recaudaciones de sus actividades hípicas, y que otra porción eran ahorros de algunos parientes.

Personal de la Brigada de Investigaciones local analizaba cámaras de seguridad de la zona y se entrevistaba con vecinos que pudieran haber escuchado o visto algo sospechoso en la fecha en que se perpetró el ilícito, con el objetivo de dar con el o los ladrones.

Una vez radicada la denuncia, se notificó del caso al Juzgado de Instrucción 5 de Alem, a cargo de la magistrada Selva Raquel Zuetta.

 

Kilómetro 40 y Villa Libertad

En los últimos días también se registraron robos a comercios y viviendas particulares en la zonas conocidas como kilómetro 40 y Villa Libertad de Alem.

Si bien la Policía no informó al respecto, este Diario pudo saber que existe malestar por parte de los vecinos con respecto a esta oleada de episodios delictivos.

 

Otro caso: dos millones, joyas y un ukelele

Un empresario dedicado a la fabricación de plástico en la región y con sede en Alem denunció el robo de unos 2 millones de pesos de su domicilio, mientras celebraba el cumpleaños de 15 de su hija.

El o los delincuentes se alzaron con dicho monto (más de la mitad en dólares y reales) en horas de la madrugada, días atrás.

Además, se apoderaron de joyas, entre ellas relojes de oro, y hasta de un ukelele (instrumento de cuerda hawaiano más pequeño que una guitarra) perteneciente a la hija adolescente del damnificado.

Según se supo, el dinero sustraído estaba destinado a la compra de una sofisticada máquina para la empresa del denunciante. Respecto a la suma que se llevaron en moneda estadounidense, fue obtenida en una casa de cambio oficial y estaba debidamente registrada.

Cabe recordar que este es el segundo golpe que recibe el empresario en el año, teniendo en cuenta que recientemente fue víctima de otro robo: el de una lancha valuada en 380 mil pesos que fue sustraída también en su ausencia.

Fuentes del caso indicaron que mediante cámaras de seguridad se pudo establecer que la costosa embarcación fue enganchada en un vehículo particular por los delincuentes y de allí trasladada hacia la localidad de Santa Ana, seguidamente por la ruta nacional 12 hasta San Ignacio, Gobernador Roca y de allí hasta Jardín América.

Pasado un tiempo, siempre en base a las averiguaciones de las fuentes, fue cruzada a Paraguay por el río Paraná, más precisamente a la costa de la localidad de Capitán Meza (en Itapúa), donde se perdió el rastro de la misma.

No obstante se pidió colaboración de la Policía Nacional del vecino país para tratar de ubicar la lancha y dar con el o los autores del robo.