Murió en pleno festejo de sus 15 años

La adolescente murió esta mañana por shock hipovolémico. Su familia la llevó al Hospital SAMIC de Eldorado luego del accidente que sufrió cuando le festejaban su cumpleaños en su vivienda de paraje Doradito, en Puerto Esperanza.

15/10/2019 12:00

La Justicia investiga la muerte de una adolescente de 15 años que, de acuerdo a los primeros indicios, se trataría de una dramático episodio que debió ser una celebración. Festejaban el cumpleaños de la menor pero el choque con una ventana de vidrio le provocó una severa lesión que la llevó a la muerte. Ocurrió durante la noche del lunes en una casa de paraje Doradito, en Puerto Esperanza.

Efectivos de la comisaría local tomaron conocimiento que en el hospital local había ingresado una menor con una herida cortante en el abdomen. Ya en el lugar, fueron informados que ante la gravedad los médicos ordenaron su traslado de urgencia al SAMIC de Eldorado.

Según expresaron sus familiares, Yuliana Gabriela Florentín se había cortado con un vidrio de forma accidental. Había perdido mucha sangre.

Apenas comenzaron a atenderla la paciente entró en shock y debieron realizarle una reanimación cardiopulmonar. Su estado ya era gravísimo.

Cuando la estabilizaron, de forma inmediata la trasladaron en ambulancia a Eldorado, pero al parecer llegó sin vida al nosocomio de esa ciudad.

El médico emitió el certificado de defunción en el que detallaba “herida punzo cortante en zona abdominal periumbilical, y fosa ilíaca derecha, causa de muerte dudosa”, por lo cual solicitaba una autopsia.

El caso fue informado al Juzgado de Instrucción 3 de Puerto Iguazú, desde donde ordenaron que se iniciara una investigación para determinar cómo había ocurrido la lesión de la víctima.

Las averiguaciones preliminares dieron cuenta que la menor estaba en la casa de sus padres donde se desarrollaba la fiesta por sus 15 años, junto a familiares, amigos y vecinos de la adolescente.

La reunión había comenzado a las 19.30. Según pudo saber este Diario, el hecho habría ocurrido cuando en pleno festejo en un galpón contiguo y, en el contexto de una broma, le arrojaron harina a la adolescente.

La menor decidió ir a limpiarse a su casa y cuando regresaba a la fiesta habría intentado cruzar por una hoja del ventanal sin percatarse que estaba cerrado.

Siempre de acuerdo al relato de los testigos, rompió el vidrio y una de las astillas le perforó el abdomen, hecho que le provocó un profuso sangrado, posteriormente mortal.

Por orden judicial el cadáver de la menor fue trasladado a la Morgue Judicial de Posadas para que se le practicara la autopsia.

Finalizada esta pericia, el cuerpo iba ser entregado a sus familiares para su posterior velatorio e inhumación. En principio la hipótesis más firme que maneja la Justicia es la de un accidente fatal.