Que los cumplas feliz

El festejo por sus 35 años, vino con regalo para Diego Flach: el pescador de Puerto Rico y su compañero, Miguel Schmalko, se quedaron con las míticas 20 Horas de Pesca. Emoción en el sorteo de la lancha, que fue para Juan Pouch y Bruno Espínola.

14/10/2019 11:56

  • 20horas-de-pesca-ganadores
    ESTA VEZ SE LES DIO. Schmalko y Flach alzan los trofeos. Son los dueños de la edición 48º del torneo.
  • ganador-sorteo-lancha1
    LÁGRIMAS. Pouch ganó la lancha y se la dedicó a “Ponky”, su hija, víctima de una enfermedad terminal. Emoción en el club.
  • 05-lancha
    Pouch y Espínola, arriba de la nueva “Ponky, mi ángel”, junto a las autoridades de la prueba. Fue un cierre a pura emoción.
  • 05-pesca-sociales1
    Javier Arrieta, Jorge Fernández, José y Fabián Sarchetti, Ale Blanco y Ricardo Gabus, de la Piracutú Guazú, dueños del Challenger de la Boga.
  • 05-pesca-sociales2
    Después de 20 horas en el río, los pescadores tuvieron su premio, con el almuerzo y la coronación. El Pira Pytá lució repleto.
  • 05-pesca-sociales3
    Tomás Ojeda festejó el Challenger de la Boga junto a sus padres, Alberto Ojeda y Sonia Jauch.
  • 05-pesca-sociales4
    Orlando Lukoski, Omar Krieger, Herbert y José Kraupl, del Club de Pesca Roca y Corpus, firmes en Las 20 Horas.
  • 05-pesca-sociales5
    La barra de Eldorado y Montecarlo se llevó varios premios al Alto Paraná. Diego Krauseman, Rodri Benítez, Gustavo Enciso, Raúl Radtke, “Coco” Tarnowski y Cristian Dorper posaron para la foto junto al emblemático Juan Pablo Gallo, el cabecilla de la banda.

Alegría, emoción y lágrimas. Así se cerraron este domingo las míticas 20 Horas de Pesca del club Pira Pytá de Posadas. La 48ª edición del tradicional torneo quedó en manos de los actuales campeones misioneros, Miguel “Choli” Schmalko y Diego Flach. Y hubo más: el sorteo de la lancha favoreció a Bruno Espínola y Juan Pouch, quien entre lágrimas relató que la embarcación se llamará “Ponky, mi ángel”, en honor a su hija, quien falleció años atrás por una enfermedad terminal.

La coronación tuvo todos los condimentos, principalmente una vez que se anunció a los ganadores. Schmalko y Flach, que días atrás se consagraron campeones misioneros, se quedaron por primera vez con un certamen que buscaban desde hace casi diez años.

“Estamos contentísimos, la venimos peleando hace años y no se nos daba. El secreto fue la insistencia y no dormir por la noche, que estuvo linda pero fue dura. Ya es el tercer año consecutivo que ganamos el Provincial, pero nos faltaba la frutilla del postre. Veníamos pegando en el palo. Fue peleadísimo, pero lo logramos”, le dijo aún emocionado Diego Flach a EL DEPORTIVO. Y fue Schmalko, su compañero, quien develó el secreto: “Mañana (por hoy) cumple años, así que será doble festejo”.

Flach, oriundo de Puerto Rico, soplará hoy las 35 velas y lo hará en plena celebración de uno de los títulos más valiosos de su carrera. Inmediatamente después de entregar el premio a la pareja ganadora y el resto de los sorteos -hubo premios por casi 800 mil pesos- llegó la hora del azar. Y el bolillero entregó la lancha Trakker de 40 hp a los posadeños Bruno Espínola y Juan Alberto Pouch.

Los dos subieron emocionados, envueltos en lágrimas, al escenario. Recibieron las llaves de la embarcación y Pouch, entonces, pidió la palabra. La historia que contó emocionó a todo el Pira Pytá y arrancó un cerrado y emotivo aplauso.

LÁGRIMAS. Pouch ganó la lancha y se la dedicó a “Ponky”, su hija, víctima de una enfermedad terminal. Emoción en el club.

“Desde hace cinco años quería participar pero nunca podía, hasta que el año pasado debuté en Las 20 Horas. Lo hice con mi embarcación, que bauticé ‘Ponky, mi ángel’. ¿Saben por qué se llama así?”, preguntó Pouch ante el silencio de las mesas. Y continuó: “Ponky era mi hija, a la que se la llevó un cáncer. Por eso le doy las gracias a todos los pescadores. Y esta lancha nueva se va a llamar igual. Hoy fue un día de suerte para mí”, sintetizó, entre las lágrimas, que contagió también a varios de los presentes.

Entre los challengers, el de la Boga fue para el equipo posadeño Piracutú Guazú. “La pescó Fabián ‘Pela’ Sarchetti, cerca del puente a unos 100 metros de la corredera. Fue una buena pieza, sobre todo por lo mezquino que está el río con la represa”, explicó a este Diario Ricardo Gabus, de la barra ganadora. En tanto, el Challenger del Pacú quedó en manos de Tomás Ojeda. “Mucha alegría y emoción. Ganar con mi viejo es inolvidable, siempre me llevó a pescar, desde chico”, sintetizó Tomás junto a su padre, Alberto.

La fiesta de la pesca misionera se cerró con éxito, con la participación de 140 embarcaciones de toda la región, Córdoba y hasta Buenos Aires, quienes disfrutaron un fin de semana a puro calor. Sin embargo, la temperatura no fue un obstáculo para celebrar un año más de amistad y compañerismo junto al Paraná.