Investigan la muerte de una mujer tras severa infección

Fue a raíz de la denuncia del hijo de la presunta víctima, quien afirmó que le dijeron que “suspendieron dos intervenciones quirúrgicas” a su madre “por falta de insumos”.

14/10/2019 10:47

BAJO LA LUPA. La Justicia ordenaría medidas en las próximas horas tendientes a esclarecer el caso.

La Policía investiga la muerte de una mujer de 55 años tras sufrir una grave infección y mientras estaba internada en el hospital Ramón Madariaga de esta capital.

La denuncia fue radicada ante la comisaría Cuarta por el hijo (de 38 años) de la presunta víctima. En su presentación ante los uniformados, el denunciante dio cuenta que su madre, Ramona Amalia Da Silva, hace quince días aproximadamente fue internada en el citado nosocomio, ya que padecía de diabetes y tenían que realizarle una intervención quirúrgica. Dicha operación, según explicó el hombre, era para colocarle un catéter para dializarse día de por medio.

No obstante, la intervención habría sido suspendida en dos ocasiones por falta de insumos, por este motivo le colocaron un catéter provisorio en el cuello, agregó el denunciante ante la guardia policial.

Seguidamente relató que en los últimos tres días su madre se venía quejando de dolores y molestias que provenían de dicho catéter .

Ayer al mediodía el hombre precisó que llegó al hospital y se entrevistó con el médico que atendía a su progenitora, quien le manifestó que la mujer había fallecido alrededor de las 11.30 a causa de que tenía “una grave infección y que esto habría sido el detonante de los infartos que habría sufrido, dándole a entender que la causa del deceso fue por la infección de la cual le habrían extraído 50 centímetros de pus”, siempre de acuerdo a los dichos textuales vertidos en la denuncia.

El hombre refirió que a su madre también le habrían suministrado altas dosis de medicamentos para evitar el deceso pero ya no hubo nada que hacer porque era una infección muy avanzada.

Finalmente recordó que el pasado sábado su progenitora se encontraba en estado normal y que la última vez que la vio fue a las 21, y que antes de retirarse del lugar ella se quejaba de los mismos dolores y fue allí que un enfermero le acomodó el catéter, sin revisar el motivo de sus quejas.

El caso fue notificado al Juzgado de Instrucción 6 de Posadas, a cargo del magistrado Ricardo Walter Balor. En las próximas horas podrían ordenarse medidas tendientes al esclarecimiento del caso.