Educación Sexual Integral: “Que se encargue la de Biología”

 ¿Cuántas veces hemos escuchado en el ámbito educativo esta frase? ¿La ESI es una cuestión sólo de la Biología?

14/10/2019 10:37

Por Yanina Geijo (*)

¿Qué entendemos por ESI?

El pasado 4 de octubre se cumplieron trece años de la sanción de la Ley de Educación Sexual Integral (26.150), a la cual se le siguen presentando obstáculos y resistencia al momento de implementarse.

Resulta interesante recordar que dicha ley establece el derecho a todxs lxs estudiantes a recibir contenidos de Educación Sexual Integral en todas las escuelas del país desde nivel inicial hasta la formación técnica no universitaria… Pero realmente ¿esto sucede?.

Es habitual que muchos docentes de Biología se vean implicados en la implementación de dichos talleres sin un real aporte y compromiso por parte de otras áreas. Bajo la idea de que es algo meramente biológico, genital y reproductor suelen decir que no se hallan capacitados y que su materia nada tiene que ver con la ESI.

Si bien es verdad la falta de capacitación que hay, tampoco existe un compromiso y real dimensión de la importancia que tiene el acceso a la información y concientización. Además de que es un derecho de los estudiantes y una obligación de los educadores ya dispuesto por la Ley.

Abordar la educación sexual desde una mirada reduccionista, ligada a lo biomédico, genera una pérdida de riqueza de las múltiples dimensiones que abarca realmente (social, cultural, política, histórica, legal, psicológica, biológica).

Educar con perspectiva de género, es educar en busca de la libertad, equidad, libre de prejuicios y ataduras, rompiendo estereotipos, para deconstruir lo que se nos muestra como una realidad única y absoluta, y para deconstruirnos transformando los esquemas arcaicos heteronormativos que se nos imponen.

No es una tarea sencilla, claro, porque es ir contra todo el sistema heteropatriarcal. Pero llevando a cabo estos talleres, visibilizando la lucha, escuchando, informando, es una manera de empezar.

La educación en sus múltiples dimensiones es necesaria para dejar de naturalizar cosas como un grito, los celos, la descalificación, y comenzar a formar seres libres, pensantes, con capacidad de elegir y decidir, sin prejuicios, más seguros de sí mismos, respetuosos a las diversidades, evitando coartar posibilidades, abriendo caminos.

Basta con prender la televisión 10 minutos para darnos cuenta de que realmente necesitamos la implementación de dicha Ley, ¿Cuántas mujeres asesinadas más se necesitan para abrir los ojos?. ¿Cuántas muertes más por abortos clandestinos?

Desde cada una de las asignaturas se puede trabajar en esto… En materias como Formación ética y ciudadana, se puede analizar las leyes, casos, proyectos de ley, abriendo así al debate.

Desde la Historia, se pueden analizar las religiones, creencias, costumbres, sexualidades, de las diferentes sociedades, pudiendo denotar así que son construcciones sociales, culturales, históricas, cambiantes y posibles de ser transformadas.

Desde las materias artísticas, como música y plástica, las letras de las canciones, los bailes, las pinturas, los estereotipos de belleza, reflejan las ideas de diferentes épocas y regiones.

En materias económicas, se puede averiguar en qué invierte el país, cuánto apuesta por la educación, salud, seguridad, entre otros.

Hay cuadernillos del Ministerio de Educación disponibles en Internet con información y actividades para las distintas áreas. Como así también postítulos, cursos, diplomaturas, para capacitarse.

No basta con que sepan los métodos anticonceptivos y las infecciones de transmisión sexual, es necesario realmente una deconstrucción personal, que permita una apertura mental, una toma de conciencia y ánimo de transformar la sociedad, derribando el patriarcado. Es importante trabajar en un equipo interdisciplinario para llevar a cabo los talleres de manera diferente a la clase convencional desde nivel inicial, pudiendo así abordar las distintas temáticas con todos sus enfoques.

¿Qué problemáticas se pueden ver más allá del sistema genital, los métodos anticonceptivos y las infecciones de transmisión sexual?

Los temas son múltiples siendo fundamental analizar el contexto y necesidades para decidir contenidos y abordaje. Violencia de género, trata y prostitución, embarazo en la adolescencia, interrupción voluntaria del embarazo, abuso sexual, estereotipos de género, grooming, consumo problemático, sexualidades, y otros.

Cada uno desde su lugar puede aportar su granito de arena en esta lucha que nos compete a todos. Y nosotros como profesionales de la educación, tenemos una gran tarea y responsabilidad, junto con las familias, el Estado y toda la comunidad, en formar a todxs los niños, niñas y adolescentes para un futuro mejor, libres y sin miedo.

(*) Profesora de Educación Superior en Biología del Instituto Superior del Profesorado “Dr. Joaquín V. González”. Especialización docente de Nivel Superior en Educación Sexual Integral del Instituto Superior del Profesorado “Dr. Joaquín V. González”.