“Es una hecatombe que pega violentamente en Eldorado”

Así lo afirmó Agustín Amicone y recordó que la ciudad “ya venía de soportar 180 despidos en diciembre del año pasado” y que “Dass llegó a ensamblar 22 mil pares por día, después lo bajó a 14 mil y ahora está en 9.500”.

02/10/2019 08:55

El inminente cierre de la fábrica de zapatillas Dass no sólo causó revuelo en la sociedad de Eldorado sino que también generó muchísima preocupación entre las autoridades del sindicato del calzado.

En diálogo con el programa Primera Plana de la FM 89.3 Santa María de las Misiones, el secretario general de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina (UTICRA), Agustín Amicone comentó cómo fueron los acontecimientos en el último mes y las actuaciones del gremio. Manifestó que “hace unos 20 días, el secretario gremial de nuestra organización viajó a Eldorado como se hace habitualmente y rápidamente se puso en contacto conmigo porque encontró algo que le llamó la atención. Y es que habían retirado de la empresa una cantidad importante de las máquinas. De manera inmediata, apenas regresó a Buenos Aires, hicimos una denuncia ante el Ministerio de Trabajo de la Nación por ‘vaciamiento’, porque consideramos que esas máquinas que habían estado en pleno, en su momento, para ensamblado para la marca Nike, si las llevaron es porque se estaba marcando que podía pasar algo grave”.

“De hecho, cuando se realizó la audiencia solicitada por nosotros y a la que concurrió la empresa, allí comunicó lo que para nosotros es un eufemismo y es una ‘reestructuración’. Es decir, que serían despedidos 400 trabajadores de la totalidad de la planta en Eldorado”, dijo.

Amicone sentenció que “es una hecatombe, que se agrega a toda la crisis que vive la industria del calzado, pero que pega con mucha crudeza, primero a Eldorado, por lo que es la posible pérdida de 400 puestos de trabajo; para su economía y de todo Misiones en general, que ya venía de soportar 180 despidos en diciembre del año pasado”.

Al mismo tiempo manifestó: “No creo que haya muchos establecimientos en Misiones que ocupen a 600 trabajadores. En esa ciudad es la fuente laboral más importante”.

El sindicalista nacional también dijo que “desde Nike bajaron las órdenes de compras, lo que es cierto”. Recordó que “Dass llegó a ensamblar 22 mil pares por día, después bajó a 14 mil y ahora está en 9.500”. Pero, sostuvo que “esto no es solamente por un problema de importación, sino que también es porque lamentablemente el mercado interno ha perdido el poder adquisitivo de la población, a tal punto que las ventas del calzado han bajado entre un 40 y 50%”.

Además comentó que “para la empresa de capitales brasileños es más fácil, en cambio, encontrar una solución y trabajar con otras marcas, como lo hacen muchas empresas. E incluso, como lo supo hacer Dass en su momento, no nos olvidemos que en Eldorado se ensamblaron zapatillas para ‘Umbro, Fila y Tryon’, cosa que se fue dejando de lado produciendo este caos de preocupación, miseria y hambre en esa localidad cuando había sido casi una bendición la instalación de la fábrica. Todo es producto desde el 2016 y porque a Argentina le falta una política industrial”.

 

Proceso legal

Sobre el procedimiento legal y la instancia en que se encuentra, Amicone precisó que “el Ministerio de Trabajo, el viernes pasado, dictó la conciliación obligatoria. Pero nosotros sabemos que, si a lo largo de la negociación no logramos torcer la voluntad de Nike y Dass, estamos en graves problemas. Más desocupación, más miseria, más hambre, primero para Eldorado, la provincia y el país”.

Al ser consultado, sobre si tiene esperanzas de revertir la situación, el sindicalista prefirió ser realista y sentenció que “lamentablemente no, soy de los que piensan que primero tengo que tener la realidad de los hechos en concreto. No puedo dar esperanzas cuando la comunicación fue que va a haber 400 despidos. Prefiero sorprenderme con un cambio de actitud de la empresa y no ilusionarme con justificativos. En un momento se habló del cierre definitivo”.

“La gente de Brasil es demasiado dura, retrotraer una medida le cuesta muchísimo. Son muy diferentes las medidas de ese país con el nuestro”, añadió.

Por último, afirmó que “un directivo salió a desmentir el cierre y sólo habló de reducción, pero nosotros estamos peleando por mantener los puestos de trabajo y que no haya un solo despido. Para Eldorado significa un golpe demasiado duro, que se debería evitar”.