¿Qué piensan los candidatos más jóvenes a las intendencias?

De cara a las elecciones que se desarrollarán en junio, los postulantes cuentan cuáles son sus desafíos, sus referencias y las prioridades que tienen al momento de pensar en las propuestas para su comuna.

06/05/2019 09:36

Las últimas encuestas conocidas a través de los medios nacionales señalan que la mayoría de los jóvenes no están interesados ni informados acerca de la actividad política. Varios pueden ser los motivos pero, a simple vista, la corrupción, la falta de soluciones y las mentiras están entre los principales.

En Misiones, la ley de lemas, cuestionada por la oposición, permite que puedan presentarse muchos candidatos a intendente en cada municipio y entre ellos, muchos jóvenes. Algunos se prueban por primera vez el traje de “representante del pueblo” y otros ya vienen militando desde ámbitos universitarios, barriales, municipales y ahora aspiran al máximo cargo ejecutivo.

PRIMERA EDICIÓN dialogó con cinco candidatos que están entre los más jóvenes de la provincia, quienes contaron cómo asumen este desafío, de dónde vienen, cuáles son sus referencias y prioridades a la hora de pensar en cambiar la realidad de sus municipios.

Pablo Acosta en Montecarlo

Pablo Gabriel Acosta tiene 30 años y quiere ser intendente de Montecarlo. Trabaja con sus hermanos y con su padre. Contó que desde hace mucho tiempo viene desarrollando “muchas ideas” para mejorar la realidad del municipio. De hecho, en los sondeos se observa una polarización con el actual intendente. Se presenta por el Frente Renovador.

“Hay que trabajar mucho en consolidar lo que viene haciendo el Gobierno provincial y aplicar políticas activas en el municipio para mejorar la calidad de vida de los montecarlenses”, dijo.

Destacó que una de sus prioridades es “trabajar con la Provincia para mejorar la infraestructura vial del municipio, que viene creciendo rápido en población y en parque vial”. Desde su plataforma política, explicó que “vamos a trabajar para generar empleo, que es una de las principales demandas de los ciudadanos”.

Remarcó la oportunidad de presentarse como candidato y exponer sus ideas a la gente. “En esto soy muy agradecido al Frente Renovador, al conductor del partido, por la apertura que tiene para producir un trasvasamiento generacional y abrirnos las puertas para participar”, afirmó.

Sobre la política, opinó que “es una herramienta de transformación para el bien común. Todos los dirigentes debemos pararnos a pensar con ese punto de vista para lograr una sociedad igualitaria, justa y libre”, apuntó.

Natalia Méndez en Iguazú

Natalia Méndez Ferreyra es mamá de un pequeño varón y ya lleva 10 años en la política. Tiene 32 años y empezó a militar durante su etapa universitaria, en Franja Morada. “Cursaba los últimos dos años de abogacía y me di cuenta que estaba a pasos de recibirme gracias a las políticas públicas del Estado, porque de otra forma, posiblemente, no lo hubiera logrado. Soy hija de mamá soltera y somos once hermanos”, contó.

“Fui a la escuela primaria con jornada completa, donde tenía el almuerzo todos los días. Después fui a la escuela técnica y me recibí como técnica en construcción civil y luego me becaron para estudiar abogacía con todo el material disponible en forma gratuita”, recordó.

“En algún punto mi vida hizo click y me di cuenta de que debía devolver a la sociedad todo lo que habían invertido en mí. Con esa idea empecé a militar”, expresó la joven.

De Franja Morada en la facultad pasó al Comité Municipal del radicalismo, donde desarrolló activas políticas públicas que la llevaron a integrar la lista de concejales en 2013, en segundo lugar, sin asumir. Hubo un conflicto y el primer concejal optó por abandonar el Concejo. Ahí tuvo su oportunidad de profundizar su perfil social. En 2015, cuando el radicalismo votó a favor de la alianza con el PRO, ella renunció al partido por considerar que “representa un modelo político de ajuste que perjudica a la clase humilde y a la clase trabajadora”.

El año pasado fue contactada por la renovación y este año volvieron a llamarla. “Hablamos sobre la participación de la mujer en política y me dijeron que es necesario que más mujeres estén al frente de las intendencias. Acepté el desafío con toda la responsabilidad que eso conlleva”, sostuvo.

Entre sus propuestas, anticipó que impulsará el presupuesto participativo porque “es la forma en que los vecinos pueden decidir hacia dónde va el dinero municipal”. También mencionó un plan de regularización de tierras, la creación de un centro cultural, un servicio de maternidad y neonatología y buscar que el Municipio obtenga mejores ganancias de la explotación económica del Parque Nacional Iguazú.

Julián Björklund en Oberá

Es docente y está en la dirección del Instituto Carlos Linneo. Además, tiene una fábrica de carnes ahumadas y rellenas artesanales que comercializa en un local propio. A los 34 años, es la primera vez que participa en política y hace algunos años tuvo una aparición en los medios cuando lo despidieron sin causa de un instituto educativo por el hecho de informar a los directivos de que iba a casarse con su pareja homosexual.

“Conformamos un equipo de personas que estamos empezando a transitar la política. Estamos convencidos de que la política es la única herramienta transformadora de la sociedad”, consideró.

Explicó que “tenemos como eje central la educación, producción y trabajo, la salud y el medio ambiente y lo que es sociedad, familia y cultura. Estamos convencidos de lograr que nuestra ciudad sea un polo de diversidad, no sólo un crisol de razas, sino de personas sanas, que todas las voces sean escuchadas, tengan respuesta y contención necesaria”, afirmó.

Destacó entre sus propuestas que “la capacitación es la mejor herramienta para el crecimiento personal”. Por eso “queremos traer una sede de la Universidad Popular de Misiones y de la Escuela de Robótica a Oberá”, reveló.

Soberanía alimentaria, una planta de reciclaje de los residuos, formar cooperativas de trabajadores, una escuela municipal de deportes y artes y una oficina municipal para prevenir la violencia de género y la violencia familiar están entre sus principales ideas.

Mauro Godoy en Garuhapé

Tiene sólo 28 años y se desempeña como secretario de Gobierno del intendente Avelino González. Hoy es el principal aspirante al sillón comunal. Contó a PRIMERA EDICIÓN que nació en la colonia El Ombú, en la secundaria fue presidente del Centro de Estudiantes y en 2011, con sólo 20 años, fue convocado por el intendente para ocupar un lugar en la lista de concejales. “Ganamos las elecciones y comencé a trabajar como director de Juventud”, recordó.

En 2013 el alcalde le propuso ser secretario tesorero y aceptó, asumiendo un desafío muy grande para su edad. “Ese mismo año fui elegido entre los diez jóvenes sobresalientes de la provincia, premiado por la JCI (Cámara Junior Internacional). Desde ese entonces acompañé de cerca todas las gestiones y obras que podemos exhibir en nuestro municipio”, indicó.

Como metas para la gestión tiene pensado “la construcción de un hospital, dado que somos el segundo municipio de mayor cantidad de habitantes” del departamento Libertador General San Martín y la de “gestionar la construcción de la EPET 49”. Consideró además que “sería un sueño traer carreras universitarias para que los jóvenes tengan alternativas educativas sin tener que viajar”.

Dante Vandendorp, San Ignacio

Dante Maximiliano Vandendorp, alias “Pitu”, tiene 30 años y su apellido es conocido en el municipio y en la política por haber pasado por la intendencia. Sus inicios en política fueron de muy chico, como presidente del Centro de Estudiantes “defendiendo los derechos estudiantiles por tres años consecutivos”.

Se considera un “activo participante del deporte local y provincial” y gracias a ello fue designado por el Gobierno provincial como director de Deporte Comunitario en 2011. En años anteriores fue candidato a concejal y en la actividad privada también se dedica a la comunicación desde el cargo de director de FM Arandú de San Ignacio, desde donde “brindamos servicios comunitarios a los distintos estamentos sociales de la comunidad y apoyo a aquellos sectores que están más postergados”, dijo.

Entre sus proyectos destacó “la generación de empleo para los desocupados a través de cooperativas de trabajo” y anticipó la intención de “apoyar las actividades productivas con programas que fomenten el empleo”.