Festival de candidatos

Mañana vence el plazo para la presentación de sublemas y se proyectan casi 700 en toda la provincia. El “dólar récord” sigue imparable y los pronósticos no son nada optimistas sobre el impacto económico.

07/04/2019 11:14

Mañana a medianoche vencerá el plazo para la inscripción de los sublemas que van a competir en las elecciones provinciales del 2 de junio. Los frentes y partidos ultimaron todo el fin de semana los detalles jurídicos con los apoderados y “armadores” de las listas, quiénes encabezarán las mismas y las denominaciones de los sublemas. Un detalle no menor, para no quedar impugnados por apenas parecerse a otro.

Es que Misiones tendría cerca de 700 sublemas entre los tres frentes provinciales, partidos y lemas municipales en las 76 comunas. Este años se suma Pozo Azul en la competencia.

El Renovador de la Concordia y la nueva versión de Cambiemos serían los que más listas presentarán. Casi en la mitad de los previstos por las fuerzas ya mencionadas, se ubicaría el Agrario y Social.

La cifra, de confirmarse, no será récord. En 2007, con la misma ley de lemas vigente, llegaron a presentarse 1.850 sublemas. En 2015, más cercano en el tiempo, fueron algo más de mil. Y en 2017, para las elecciones legislativas, fueron algo más de 300 entre todas las fuerzas.

Esta vez, está en juego el poder provincial y los participantes de la elección ven la tracción de votos de las comunas hacia las fórmulas y listas legislativas.

En el desglose inicial, que tendrá su número final el martes a primera hora, la renovación llevaría unos 300 sublemas. Cambiemos, con serios problemas para integrar las listas siendo el caso más emblemático el del diputado Gustavo González en Eldorado al que se le bajaron varios candidatos a viceintendente; tendría 250 entre los que impulsarán la UCR, el PRO y el puertismo. Mientras que el Agrario tendrían algo más de 100.

En “Juntos para el Cambio” admiten, los que se animan, que hubo dos circunstancias que provocaron efectos adversos de los dirigentes para firmar la integración de los sublemas: la crisis del radicalismo entre los que apoyan y no que rechazan la alianza con Ramón Puerta; y el quedar ligados a la gestión nacional por la situación económica cada vez más difícil.

La estrategia del PAyS fue ir en muchos municipios con un solo sublema. Como en el caso de Posadas donde ya se lanzó la periodista Mónica Santos.

En referencia a la capital misionera, el intendente Joaquín Losada presentó a las agrupaciones de militantes quiénes serán los siete titulares y siete suplentes para ir por la reelección. Ahí está el actual presidente del Concejo, Fernando Meza, en la cabeza de la lista. Lo siguen varios funcionarios de la gestión municipal: Mariela Dachary (2), el contador Eugenio “Flori” Perié en tercer lugar; la docente Mónica Estigarribia de la UDPM, en el cuarto; Alejandro Martinez, actual secretario de Salud, en el quinto puesto; Ángela Ferreyra, directora de Género, en el sexto; y Geremías Zarza, titular de la Oficina de Empleo en el séptimo.

Otro que tiene casi cerrada la lista y que será presentada probablemente tras la confirmación oficial de Carlos Arce para integrar la fórmula con Herrera Ahuad (que podría ocurrir mañana), es el presidente de Vialidad Provincial Leonardo “Lalo” Stelatto. El primero es el joven Facundo López Sartori (politólogo y fundador de Podemos en Misiones); seguido de la pastora evangélica Marlene Haysler en segundo lugar; Ramón Martinez en el tercero; la locutora y conductora de TV Belén Hernández en el cuarto puesto; y Horacio Martínez en el quinto.

Para la intendencia capitalina se anotarán en la renovación el exdiputado provincial Claudio Wipplinger (Trabajo y Progreso); el dirigente Facundo Galeano; el integrante de Camioneros, Alejandro Velázquez; la subsecretaria de la Mujer y Familia Benilda Dammer; y el radical Juan Manuel Holz (integrado ahora al MID de Fabiana Perié), entre otros.

El exCambiemos iría con Martín Arjol (que llevará al periodista Rodrigo de Arrechea como concejal); el edil Pablo Velázquez; el diputado “Pepe” Pianesi; el delegado de Desarrollo Social Ricardo Zacarías, entre otros.

Tensión “verde”

El dólar se volvió a cotizar a cifras récord hasta el cierre de la semana. Abrirá mañana a $44.96 en el promedio del Banco Central. Y la “esperanza” del Gobierno es que la aprobación del Fondo Monetario Internacional (FMI) para desembolsar 10.800 millones de dólares contenga al mercado.

Por las dudas, el mismo Central acaba de “liberar” a los ahorristas a generar plazos fijos en cualquier banco sin necesidad de ser clientes del mismo. Con ellos busca tentar a los que aun cuentan con dinero disponible, buscar a la entidad financiera que mejores condiciones le genere, sin necesidad de ser parte de la misma y no comprar billetes verdes.

Mientras tanto, la tasa de referencia quedó en 67,38% anual.

Con el dólar incontenible, los argentinos se preguntan qué va a pasar con la economía. El economista (con un MBA en la Universidad de Harvard, Estados Unidos) y exvicepresidente del Citibank, José Piñeiro Iñiguez, ratificó días atrás en el programa “Primera Plana” de FM de las Misiones 89.3 (la radio de PRIMERA EDICIÓN), “El dólar refleja la incertidumbre del mercado, de la economía y, en ciertos aspectos, los desmanejos que se vinieron produciendo en los últimos tiempos. Y van desembocando en inestabilidades en la economía que producen tensiones. Tensiones que, en el mercado cambiario, hacen que haya desconfianza y, a su vez, se expresan en valores”, que vienen en alza.

En otro tramo de sus declaraciones advirtió que, con un dólar en ascenso, “Nos perjudicamos todos los que vivimos en el país, porque la economía argentina es netamente bimonetaria. La gente, en general, tiene una cultura de referir todos los precios en dólares y eso está traducido en los precios, lo que va incrementado los valores de inflación. Esa inflación está estimada en el primer semestre para más o menos el 20%”.

Piñeiro Iñiguez puso en foco en una cuestión no menor para entender por qué estamos como estamos: la ausencia de un programa económico que ataque de fondo los problemas. “Argentina tiene un problema estructural en su economía desde hace mucho tiempo. En los casi cuatro años de este Gobierno, no ha tenido un plan homogéneo para poder corregir este desfajase estructural. Venimos ‘navegando’ en este tiempo sin un plan estructural adecuado. Solamente aparecen medidas de corto plazo que tratan de apaciguar valores de la economía, sin un plan homogéneo”, aseguró el prestigioso economista.

Con el nuevo desembolso del Fondo, ¿se podrá calmar el mercado? El hombre de consulta continua de empresarios mundiales fue pesimista, recordando cómo se llegó a pedir la ayuda al organismo internacional: “El préstamo del FMI no hace ni más ni menos que cubrir un agujero que la economía presentaba en ese momento. La economía estaba ‘incendiada’ y el FMI se convirtió en el ‘bombero de turno’ de ese momento que nos prestó el agua. Esto hizo que la Argentina siga estando a flote en este momento”.

Para colmo, el país se endeudó también a cifras récord. José Piñeiro Iñiguez reveló datos de los últimos cuatro años y una comparación con los países de la región para entender lo mal que están las finanzas argentinas. “El PBI de Argentina en 2015 estaba comprometido en el 52%. El año pasado, en junio, esa relación deuda/PBI se fue al 77%. En diciembre de 2018 pasó al 99% y en junio de 2019 llegaremos al 120% y, probablemente a fin de año, estemos en el 135-140%. A partir del 50%, el país muestra en las mediciones internacionales, presenta un riesgo importante”, advirtió.

“Para tener una relación, Paraguay lo tiene en el 16%, Perú el 20%, Chile 23%, México el 35% y el promedio de América Latina es 41%”, contó el especialista.

Inflación en aumento

Ni el Relevamiento de Expectativas del BCRA, del que participaron 55 encuestados (2 más que en la anterior ocasión), entre los cuales se cuentan 34 consultoras y centros de investigación locales, 14 entidades financieras de Argentina y 7 analistas extranjeros; fue optimista. “En este contexto, la inflación esperada para lo que resta del primer trimestre de 2019 se mantiene en niveles más elevados que los observados en diciembre y enero.

El pronóstico para febrero es 3,5% y para marzo 3,0% (+0,9 p.p. y +0,5 p.p. con respecto al relevamiento previo), aunque se mantiene la expectativa de disminución de la inflación mensual a 2,0% para julio de 2019. Este comportamiento de las expectativas refleja que el proceso de desinflación que esperan los analistas no es lineal, tal como se enfatizó en la publicación previa de los resultados del Relevamiento de

Expectativas de Mercado. Para el año 2019 los participantes del REM estiman la inflación, nivel general y núcleo, en 31,9% y 30,1%, respectivamente (+2,9 p.p. y +3,1 p.p. con respecto al REM de enero)”, sentenció el informe.

La recesión podría seguir profundizándose por efecto del dólar y la inflación mucho más tiempo del que estaba previsto. Y las medidas oficiales siguen sin aparecer.