Moda verde en cosmética

Hay una conciencia generalizada de que ni las empresas pueden seguir produciendo otro tipo de productos que no sean sustentables ni nosotros consumirlos.

13/01/2019 09:30

No es lo mismo hablar de ECO, BIO o productos naturales en cosmética porque existen diferencias según sea el porcentaje de activos naturales utilizados en la elaboración de cremas. Si un producto tiene 99% de productos naturales pertenece a la Cosmética Biológica o BIO Cosmética.

Si tiene al menos un 50% se habla de ECO-Cosmética y si tiene algún principio activo vegetal hablamos de productos naturales. Todos deben ser sustentables, es decir tener en cuenta los principios activos que se usan, de dónde proviene, cuál es la forma de extracción, cómo se efectúa el manejo de desechos, si usan materia prima renovable.

A esto se suma la valoración del ser humano en la cadena productiva y la comercialización.

Los ECO Y BIO no pueden contener nada que provenga de cultivos expuestos a pesticidas o abonados químicamente, no contiene aditivos como el triclosan o los parabenos, ni conservantes, ni fragancias sintéticas, ni productos derivados del petróleo (como la parafina) y en el proceso de experimentación y prueba no han usado animales.

Son saludables, no contienen sustancias tóxicas o irritantes y tanto en su fabricación como su uso son respetuosos del medio ambiente.
Los productos elaborados con principios activos naturales respetan el ciclo de la naturaleza, están libres de químicos y su embalaje es reciclable o bien biodegradable.

Hay una conciencia generalizada de que ni las empresas pueden seguir produciendo otro tipo de productos que no sean sustentables ni nosotros consumirlos.

Es muy importante tener claro estos conceptos a la hora de elegir productos, más aún en este mercado cada vez más amplio y sumamente competitivo.

La forma de reconocerlos y diferenciarlos ya sean marcas reconocidas o no tanto es a través de sus etiquetas y sellos. En las etiquetas de los potes de cremas se deben especificar con claridad los principios activos que posee.

Así para tener la certeza de que lo que adquirís es realmente lo que buscás nada mejor que consultar a un dermatólogo o cosmetóloga para saber cuáles son las cremas que te convienen según tu tipo de piel, edad, lugar donde vivís y la estación del año, pues hay cremas para verano, invierno, cremas de día, de noche, etc. Lo mismo ocurre en la elección de cremas para párpados, labios y escote. La piel es el órgano más grande del cuerpo y debés cuidarla día a día.

Colabora
Elena Cácerez Echevarria
Esteticista.
En Facebook
3764362902