“Un viaje juntos” por los más necesitados en Oberá

Una multitud participó el domingo por la tarde en la primera Bicicleteada Solidaria Familiar, a beneficio de los hogares de la Fundación Hayes.

30/10/2018 22:33

La actividad estaba prevista inicialmente para comienzos de octubre, pero se vio frustrada por la lluvia.

Esta vez se desarrolló con clima ideal, masivo acompañamiento y satisfacción plena de los organizadores.

Los alcances logrados presagian que la propuesta tendrá continuidad año a año.

“Comenzamos la jornada con un empuje desde el cielo, con un hermoso día regalado por Dios que llenó de alegría, amistad y solidaridad a la tarde en la línea de largada. Fue grande la sorpresa al ver tantos niños junto a sus padres en bicicleta”, confesó Ramón Ramírez, integrante del hogar Santa Teresa del Niño Jesús y uno de los promotores de la actividad.

Niños, jóvenes, adultos y familias compartieron con mucha alegría el paseo. La extensa procesión de bicicletas de distintos tamaños salió desde el Parque de las Naciones y por ruta nacional 14 se dirigió al Jardín Bíblico, distante a siete kilómetros, donde continuó la fiesta.

“Fue una fiesta familiar. Al llegar al Jardín Bíblico, esperaba Omar Bueno (músico local) para brindar un recital. Creo que cuando se hace algo solidario, cuando es algo para el Hogar y todo lo hacemos de corazón, sale algo espectacular. Superó todas las expectativas”, señaló el profesor y animador de la actividad, Claudio Dorosz.

“La verdad es que mucha gente trabajó, esto no hubiese sido posible sin cada granito de arena y se siente muy bien saber que hay personas con tan enorme corazón y solidarias”, reflexionó Ramírez, quien destacó que “no hubo incidentes en la ruta gracias a la Policía, Gendarmería, Tránsito, bomberos y ambulancias del hospital, estudiantes de enfermería y kinesiología”.

Además, estuvo presente un grupo del Instituto Roque González de Posadas, precursor de la actividad, y colaboraron profesores de la Dirección de Deportes municipal y alumnos del Profesorado de Educación Física del Instituto Linneo.

“Por la noche, al retirarme del Jardín Bíblico tras un día alocadamente hermoso, pensé en lo afortunados y bendecidos que somos al habernos cruzado con tanta gente, que con mucho cariño, dedicación y compromiso nos ha brindado sus buenas ideas, su tiempo, ayuda y trabajo para lograr que esta primera Bicicleteada Solidaria Familiar sea un éxito. Seguramente cada uno desde su lugar tendrá sugerencias para que la del año que viene sea más exitosa aún”, sentenció Ramírez.