Vivero
10 mayo, 2021
Su aspiración era seguir la carrera de medicina pero la llegada de la pandemia truncó el sueño. No se desanimó y buscó la manera de salir adelante en su terruño natal, Colonia Puerto Paraíso, El Soberbio, cerca de la familia. Primero armó un vivero y, un poco más tarde, anexó una fábrica de ladrillos de concreto. Para la protagonista de esta historia, no es un negocio común. “Para mí tiene mucho significado, puede inspirar a otras mujeres a decidirse e iniciar su emprendimiento”, reflexionó. Ya gestionó una mezcladora y la máquina ponedora de bloques.
16 septiembre, 2018
Hace cuarenta años Irene Rockenbach y Julio Vilar abrieron las puertas de su vivero, un emprendimiento que no es más que el ejemplo que dejaron sus padres, amor por el pueblo y su gente.