Strekier
15 marzo, 2020
Desde hace trece años reside en Nueva Zelanda, hasta donde llegó después de leer un aviso que daba cuenta que en ese país necesitaban carpinteros. Llevaba veinte años trabajando en su propia carpintería, en la ciudad de Apóstoles. La decisión fue inmediata. A su juego lo llamaron.