Facundo Truquin
2 noviembre, 2020
En 2015 decidió emprender el viaje “que siempre quise”, dejando atrás su Leandro N. Alem natal. “La vida que se lleva acá es casi de película, las rutinas no existen”, dijo quien durante la cuarentena puso un delivery de bebidas y, luego, asesorado por su madre, comenzó a elaborar algunos alimentos y así ganar ingresos.