Caso Scholz: confesó un detenido

El empresario de San Ignacio fue ultimado de un balazo la noche del 20 de marzo pasado. “El objetivo era apretarlo y robar pero no tirarle; por poco me mataron a mí”. Orlando Gabriel Giménez, más conocido como “Murdoc”, contó detalles de la noche en que mataron al empresario arenero. Afirmó que él no jaló del gatillo y que el entregador fue un tal Juan, quien supuestamente trabajaba de electricista para la víctima.

11/06/2016 13:04

Uno de los detenidos e implicados en el asesinato de Juan Carlos Scholz, ultimado de un balazo en San Ignacio la noche del 20 de marzo pasado, confesó su participación en el hecho pero aseguró que él no efectuó el disparo que acabó con la vida del empresario arenero. Se trata de Orlando Gabriel Giménez, más conocido con el alias de “Murdoc”, quien amplió su declaración indagatoria en los estrados del Juzgado de Instrucción 1 de Posadas y brindó pormenores de lo que habría sucedido la noche del homicidio.Entre otras consideraciones, “Murdoc” confirmó que Alberto “Beto” Martínez y Rolando Cardozo, conocido como “Kimbi”, también participaron en el luctuoso episodio que desembocó en el deceso de Scholz.Según su versión, entre estos dos estaría el autor del disparo que ingresó a la altura del estómago de la víctima y afectó órganos vitales.El “arrepentido”, acompañado por su defensor particular, el abogado penalista Ricardo de la Cruz Rodríguez, aseguró en sede judicial que el objetivo “sólo era apretarlo (por Scholz) y robar el dinero que había en el interior de la casa, no tirarle”.El dato quizás novedoso de su ampliación de indagatoria estuvo referido a la identidad del supuesto entregador.En este sentido manifestó que se llama Juan y que la noche del crimen se quedó al volante del VW Gol que, justamente, es -o al menos era- propiedad de “Murdoc” Giménez.Según este hombre, Juan afirmó en varias oportunidades haber trabajado de electricista para el empresario arenero.De ahí que, supuestamente, sabía que aquel tenía mucho dinero en la casa, ubicada en la zona ribereña del río Paraná, en jurisdicción de San Ignacio.Entre el electricista y Martínez habrían ideado el atraco a Scholz, habría manifestado “Murdoc” en su ampliación de declaración indagatoria.En otro tramo de su alocución, el confeso declarante, tal vez en un intento por alivianar su situación procesal, indicó que “pude haberle disparado (por Scholz) pero no era eso lo que fuimos a hacer; sólo lo golpeé con la culata del arma en la cabeza y en ese momento cayó el cargador”, consignó entre otras consideraciones.“Murdoc” es defendido por Ricardo de la Cruz Rodríguez y la causa es instruida por el juez Marcelo Cardozo.Todo en imágenesCon el devenir de la investigación se supo que el empresario arenero Juan Carlos Scholz tenía unas veinte cámaras de seguridad en distintos sectores de su propiedad, ubicada en la zona riberña del río Paraná, en jurisdicción de San Ignacio.Incluso, una panorámica, de 360 grados, en una antena, similar a la que utilizan los radioaficionados. Esta situación permitió que los investigadores pudieran identificar rápidamente a los responsables del hecho.PRIMERA EDICIÓN publicó en exclusiva parte de esas imágenes que rápidamente se virilizó en las redes sociales.Tras una paciente tarea de seguimiento, la Policía detuvo a cuatro sospechosos dos días después del crimen, en una redada llevada a cabo en el barrio Fátima de Posadas.De ese cuarteto sospechoso, tres quedaron presos al momento en que el juez Marcelo Cardozo resolvió su situación procesal.El cuarto, vinculado al rubro de la construcción, fue sindicado en un principio como presunto entregador o autor ideológico del atraco que culminó en la muerte de Scholz.Sin embargo, ahora, con la ampliación de indagatoria de “Murdoc”, el panorama procesal para ese hombre pareciera exigenarse.Es que “Murdoc”, que reconoció su participación en el atraco, aseguró en sede judicial que el entregador fue un tal Juan y que esta persona habría planificado el asalto con Beto Martínez.En el terreno de la investigación, resta la captura del cuarto implicado quien, de acuerdo al testimonio de “Murdoc”, ya estaría identificado.Es más, la Policía tendría una fotografía de él.La Policía tendría hasta una foto del fugitivo“Tiene un VW Senda azul, tirando a celeste;?es una persona morocha, retacona, de pelo corto y lacio negro, tiene una cicatriz en el rostro, en la sien, del lado derecho”. Esa es la descripción que brindó “Murdoc” respecto al que sindicó como entregador y presunto autor ideológico del asalto que desembocó en la muerte de Juan Carlos Scholz.Al parecer, el declarante hasta habría asegurado que la Policía posee una fotografía del sospechoso pero aún no habría podido dar con él.En este punto no se descarta ninguna hipótesis, incluso que el único prófugo haya abandonado la provincia y hasta el país.Allegados al imputado indicaron que el electricista sería oriundo de la localidad de San Ignacio, lo que robustecería la hipótesis de que en verdad conocía al empresario arenero.“Murdoc” le dio un rol protagonico decisivo, clave en la estructura armada para asaltar a Scholz. No sólo afirmó que se encargó de la inteligencia; que estuvo al volante de su auto al momento del hecho sino también que se encargó de conseguir las armas con que intentaron amedrentar a la víctima.No contaron con que esta llegaría a su domicilio y descendiera de la camioneta con una pistola en la mano.El arrepentido aseguró que no le devolvieron las armas por el desenlace de la historia.“Hice muchas cosas pero nunca me involucré en la pérdida de una vida”“Murdoc” Giménez reconoció que peleó cuerpo a cuerpo con Juan Carlos Scholz, pero aclaró que después de escuchar el disparo “tomé la determinación de irme porque me puse discutir con mi compañero. Le preguntaba ‘porqué le había tirado, que casi me mata a mí’”, consignó el arrepentido en los estrados del Juzgado de Instrucción 1 de Posadas.Fue él quien, después de que Scholz reingresara a la casa, se puso al volante de la camioneta Toyota Hilux para escapar en compañía de  Martínez y Cardozo.“Estaba tan nervioso que tomé para Roca” en lugar hacerlo hacia Posadas. En esa comuna, en inmediaciones de la iglesia, dejó abandonada la camioneta.Allí llamaron a Juan, el supuesto electricista que trabajó para el empresario, que desapareció de la escena del crimen en el coche de “Murdoc”, quien fue a buscarlos.En Roca se habría producido una fuerte discusión entre ambos, por el trágico desenlace de la historia. Dos días después del homicidio, la mayoría de los miembros de la banda cayeron en barrio Fátima.