En Misiones más del 50% del sueldo se va en gastos de alquiler

Adrián Torres, presidente de la Asociación Misionera de Inquilinos, advirtió que “la devaluación y la galopante inflación juegan en contra del inquilino”. “Hay mucha preocupación”, dijo.

08/11/2021 07:00

La situación que atraviesan los inquilinos es similar en cada provincia del país y Misiones no es ajena a la problemática que enfrentan debido al desfasaje existente entre salarios e inflación.

Es que en la provincia “un trabajador destina más del 50% del sueldo a gastos de alquiler”. Así lo afirmó el presidente de la Asociación Misionera de Inquilinos, Adrián Torres, quien advirtió a PRIMERA EDICIÓN que “la devaluación y la galopante inflación juegan en contra del inquilino”.

El dato es que el aumento anual de los alquileres se encuentra por debajo de la inflación -que acumula 52,5% según el último relevamiento del INDEC- aunque por encima del aumento de los salarios.

Es que el Índice de Contratos de Locación (ICL) que se utiliza para calcular el aumento de los valores sigue en alza y en noviembre ya alcanzó el 50%. Para saber cuánto aumentará el precio del alquiler si se inicia un contrato, se renueva o se cumple el año para ajustar, inquilinos y propietarios deben consultar este índice que publica diariamente el Banco Central (BCRA) en el sitio oficial.

Se trata de un indicador que contempla en partes iguales la variación de la inflación (de acuerdo al IPC que mide el INDEC) y los salarios, según la remuneración promedio de los trabajadores estables (RIPTE), cuya obligatoriedad se introdujo en el mercado con la nueva Ley de Alquileres (27.551).

Esto significa que los inquilinos que firmaron contratos en noviembre del 2020 deberán abonar el aumento anual, de acuerdo a la nueva Ley de Alquileres, que según los cálculos, ronda el 49,5%.

Por ejemplo, un alquiler de $28.000 firmado el 1 de noviembre del año pasado pasará a costar $41.800 a partir de este mes.

“Es un tema muy preocupante para el sector porque los salarios no crecen al ritmo de la inflación y el índice está un poco por debajo de la inflación pero aún así el aumento es brutal”, consideró Torres.

Sostuvo además que “el impacto en el bolsillo del inquilino es insostenible sobre todo si analizamos distintos rubros laborales ya que algunos tienen una recomposición salarial un poco mejorada”.

Por todo esto, el representante de la Asociación de Inquilinos expresó que “hay mucha angustia y preocupación”.

“Estamos viviendo una situación atípica, si bien la Argentina históricamente ha vivido inflación y devaluación, los últimos 10, 12 años antes de la pandemia teníamos una inflación controlada, o al menos en un montón con el cual los salarios se recomponían y quedaban arriba, es decir, se tenía un 30% de inflación anual y los salarios se recomponen lo mismo, y no era tanto como ahora”, explicó.

Detalló que durante la pandemia todo el país resultó muy desfavorecido debido a que “la devaluación fue brutal y la inflación ni hablar”.

“Todo este contexto no está previsto en el espíritu de la ley, cuando se hizo en su momento se pensaba algo parecido, en una inflación del 30%, se buscaba que los alquileres no suban más que eso porque siempre eran un 10% más, porque se calculaba semestralmente, entonces se aumentaba un 20% a mitad de año, un 20% al final y terminaba siendo un 40%”, recordó.

Y sostuvo que “la idea era que este aumento sea entre la escala salarial y la inflación”, sin embargo “la inflación es enorme, el salario es muy bajo y aunque promedian entre los dos el índice está muy por encima del sueldo. Fíjense que la inflación es de más del 50% y el aumento salarial no, entonces hoy eso es lo que genera inconvenientes”.

 

Más del 50% del sueldo

De acuerdo a un relevamiento realizado por este Diario, la mediana del precio de los monoambientes ofertados en Posadas es de $15.000. En este sentido, los jubilados que perciben el haber mínimo destinan el 57,8% de su ingreso (sin incluir expensas ni servicios) en alquilar un monoambiente.

Por su parte los trabajadores que perciben el Salario Mínimo, Vital y Móvil ($32.000) destinan el 46,8% de su salario al pago del alquiler de un departamento de un ambiente. Mientras que la mediana del precio de los departamentos de dos ambientes es de $20.000 y de tres ambientes de $30.000.

En cada categoría, los precios varían en función de otras características propias (tales como antigüedad, si posee cochera, etcétera) y de su entorno (infraestructura, ubicación, entre otras).

Cabe destacar que esta información hace referencia únicamente al pago del alquiler, excluyendo expensas, impuestos y servicios. Si tomamos en consideración todos esos gastos, un inquilino destina entre el 60 y el 70% de sus ingresos en mantener su vivienda alquilada.

Al respecto, Torres señaló que “son contados con los dedos los rubros que puedan llegar a tener un ingreso superior al 50% que se destina a un alquiler”.

“La mayoría de los rubros de las empresas en Misiones están muy por debajo de lo que es la escala salarial como debería ser, y eso hace que en muchos casos se destine más del 50% de los sueldos para el pago de alquileres”, apreció.

 

Cambios en la Ley de Alquileres

El presidente de la Asociación Misionera de Inquilinos, Adrián Torres, manifestó a PRIMERA EDICIÓN que “dada la situación y que aparentemente no se vislumbra horizontes de cambios para la economía, debería haber algún cambio o algo en la Ley de Alquileres, como para que de alguna manera la gente esté más tranquila”.

“La verdad que un 50% de aumento en alquileres es brutal, la persona que hoy está pagando $15.000 va a pasar a pagar $22.500 y no solamente está el alquiler sino también el aumento de las expensas, servicios, y demás”, sentenció.