Detuvieron a dos policías sospechosos de ser reducidores de autos

La fuerza de seguridad los puso en disponibilidad y el expediente suma seis personas tras las rejas. La causa se inició en agosto con el secuestro de un automóvil con patente adulterada en el centro posadeño.

06/10/2021 08:52

INVESTIGACIÓN. Durante la detención del último sospechoso, incautaron un Audi que será sometido a pericias.

La Jefatura de Policía pasó a disponibilidad a dos efectivos con prestación de servicios en el Comando Radioeléctrico de Fátima y la División Investigaciones de la UR-I respectivamente, de 32 y 31 años, investigados por su presunta participación en una banda dedicada a reducir automóviles robados en Buenos Aires y venderlos en Misiones. La causa se tramita en el Juzgado de instrucción 1 desde agosto con la primera detención y tiene ahora seis personas en esa misma condición.

Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN indicaron que la causa caratulada como “asociación ilícita” hasta el momento dejó a seis personas tras las rejas, incluidos un oficial auxiliar y un sargento de la policía. También durante las últimas horas fue aprehendido un hombre de 35 años, quien era el supuesto “encargado” de conseguir o traer los vehículos desde Buenos Aires.

El lunes último, mediante la pesquisa de efectivos de Robos y Hurtos quienes estuvieron a cargo del caso desde el principio, bajo la órbita del Juzgado de Instrucción 1 a cargo de Marcelo Cardozo, fueron detenidos los dos policías que estaban bajo la mira.

De acuerdo a los datos que trascendieron, uno de los efectivos fue detenido en la zona Sur de Posadas, precisamente en la división Comando de Fátima donde presta servicio hace poco tiempo tras su traslado desde la División Trata de Personas. Mientras que el otro policía, fue capturado en un complejo de fútbol 5 ubicado en cercanías de La Terminal. En este caso le secuestraron dos teléfonos celulares y en el caso del primer efectivo, también el arma reglamentaria.

Una vez concluidos los procedimientos, desde jefatura dispusieron la mecánica para que la pistola del segundo aprehendido fuera puesta a disposición de la Justicia.

EL SEXTO. “Oreja” fue detenido ayer en su vivienda en el barrio Judicial.

Los roles de los efectivos

Fuentes confiables de este Diario revelaron que la participación o roles de los policías en la banda, tendrían que ver con la “facilitación” para conseguir formularios o trámites referentes a la falsificación de documentación, patentes y otros oficios, como así también en algunos casos “guardaban” los vehículos hasta que se concreten las ventas y por lo que cobraban una suma de dinero, aún no determinada.

Todo se descubrió tras las pericias a los celulares de los primeros detenidos. Al parecer hay cruzamiento de mensajes que ponen en una situación complicada a los uniformados. Por este motivo, desde Jefatura dispusieron el pase a disponibilidad para ambos, con más de diez años de servicio cada uno.

El tercer sospechoso recientemente sumado a la causa, es un hombre de 35 años conocido con el alias de “Oreja” quien fue detenido ayer en el barrio Judicial (chacra 125) durante un allanamiento en el que también secuestraron un automóvil Audi de dudosa procedencia. Según fuentes, cuenta con antecedentes en referencia a la compra y venta de automóviles robados y que generalmente son traídos desde otras provincias para su comercialización en Posadas.

Primer detenido, la punta del ovillo 

El 9 de agosto, el primer detenido fue un hombre de 44 años que circulaba en un Chevrolet Tracker con la patente adulterada.

Al cotejar los verdaderos datos grabados en los cristales, se comprobó que la patente no correspondía. El vehículo detectado fue robado en Buenos Aires. Posteriormente, se descubrió entre las pertenencias del conductor, la llave de otro automóvil, un Peugeot 208, guardado en un garaje de un edificio del microcentro de Posadas, donde el sospechosos alquiló un departamento pero no lo habitaba. A los pocos días trascendió que el mismo hombre le entregó a su expareja un Chevrolet Onix en las mismas condiciones que los anteriores y que estaba en la localidad de Capioví. También fue secuestrado por los uniformados.