Alertan a los consumidores sobre intimación de pago vía WhatsApp

Desde Defensa del Consumidor advirtieron que no deben efectuarse pagos mediante un código enviado por mensaje de texto o mail, sólo a través de las páginas web oficiales. Qué se debe tener en cuenta en estos casos.

25/09/2021 20:36

Estafas vía WhatsApp

ESTAR MUY ATENTOS. Los mensajes de textos “pueden ser válidos como una simple notificación de una deuda pero no para proporcionar un link para que la gente efectúe un depósito o transferencia”. (Foto J.C.Marchak). 

En las últimas semanas se intensificaron las consultas en Defensa del Consumidor sobre la validez o no de los pagos virtuales que se realizan tras ser intimados por los comercios de venta de electrodomésticos vía mensaje de textos, WhatsApp o mail, con atractivos descuentos y diciendo que deben abonar mediante la utilización de un código que les proporcionan por esa vía y así queda cancelada la deuda.

Sólo deben efectuar operaciones a través de las páginas oficiales”, advirtió Defensa del Consumidor.

Invocando el nombre de la casa de venta de electrodomésticos nacional (Garbarino) con sucursal en Posadas, que actualmente permanece cerrada, intiman a través de un mensaje a pagar la deuda a lo cual el titular de Defensa del Consumidor, del Ministerio de Acción Cooperativa de la Provincia, Alejandro
Garzón Maceda, dijo que “no es ilegal porque están informando sobre la deuda por esa vía sobre el estado de la deuda que tienen las personas. El problema es que la gente tenía un crédito, que lo ha dejado de pagar y el simple hecho de que cerrara la empresa hizo que se pusiera más complicado abonar las cuotas que muchos lo hacían allí mismo”.

En diálogo con el “El Aire de la Misiones” de la FM 89.3 Santa María de las Misiones agregó que “los que tenían cuotas y la estaban pagando, en la página web oficial de la empresa Garbarino les explican cómo pueden hacer para continuar pagando las compras que habían efectuado por fuera del sistema de tarjeta de créditos”.

Remarcó que “ahora están apareciendo intimaciones de presuntas deudas de morosos, digo presuntas porque allí solamente lo saben los consumidores que reciben el mensaje, en las cuales les dicen que deben 100 pesos, por ejemplo, pero si pagan 30 dentro de los próximos cinco días aun determinado número de código de pago, le dan por cancelada la deuda“.

Eso es lo peligroso porque el 90% de las personas que reciben ese mensaje por cualquiera de las vías, WhatsApp o mail, probablemente sea deudor de la empresa, pero el problema es que no podemos estar seguros que quien los intima o le informa al consumidor es realmente Garbarino o alguien que tenga poder de Garbarino para cobrar”, continuó.

Siguió detallando que “puede ocurrir que le va a depositar la plata a esa gente, transferirá esa cuenta que le dan el número y ‘minga’ que se va a liberar. Este es el alerta que estamos dando, porque van a aparecer muchísimos oportunistas en este revoleo que se abusan de la gente que no pudo pagar o que está en mora y le dirán que si pagan el 30% de la deuda le liquidan la misma“.

La gente que no le gusta adeudar o necesita salir de esa cuenta para poder seguir accediendo a otros créditos va y paga, pero después se encuentra con que sigue con la misma deuda y perdió plata”, cerró.

 

Denunciar sino se dan a conocer

Garzón Maceda también dijo que “si uno es deudor y no sabe a quien pagar, porque esa empresa desapareció, debe hacer una denuncia a la empresa y al tercero que quiere cobrarle sin decirle quién, cómo y dónde. Con eso está cubierto el consumidor que quiere pagar”.

Agregó que “debe tenerse en cuenta que en las grandes empresas todos los cobros están tercerizados. Para una empresa tener deudores y cobrarles les representa un gasto administrativo y un costo financiero que lo resuelven vendiendo el paquete de deuda”.

Destacó que “como empresa puedo tener mil millones de pesos de deudores, los vendo por 200 millones a un fondo, fideicomiso o lo que fuera, y ese fondo es el que cobra al deudor, no Garbarino, por ejemplo, sino porque le compraron esa deuda. Entonces a ellos lo que les interesa no es cobrarlos mil millones, que sería ideal, pero desde 200 millones para arriba ya es ganancia”.