Propietaria de un lodge denuncia la ocupación ilegal de un predio

Se trata de la usurpación de camino vecinal cerca de un complejo turístico en Campo Ramón. La mujer dijo que “a fines de mayo, aprovechando el fin de semana largo, se instalaron a metros del acceso al hotel en un camino vecinal, justo debajo del tendido eléctrico”.

07/07/2021 10:21

Propietaria de un lodge denuncia la ocupación ilegal de un predio

ANTECEDENTE. “Esta gente pertenece a una familia que me hizo un juicio para quedarse con mi chacra, una familia que me ha aterrorizado por años”, planteó

Tras el parate que padeció el sector turístico por el COVID- 19 en Misiones, ahora se suman las usurpaciones que afectan al sector. Este es el caso de Karin Kuhlig, propietaria de Tacuara Lodge un emprendimiento turístico en Campo Ramón. Denunció la ocupación ilegal de un predio sobre el camino de acceso al hotel. “Me siento perjudicada, esto me deja a la deriva”, señaló al programa “Primera Plana”, de FM 89.3 Santa María de las Misiones.

Esta gente que se instaló en el camino vecinal que abrimos nosotros pertenece a una familia que quiso quitarme mi chacra. Ahora ya levantaron dos casas. No tengo seguridad para mis huéspedes”, remarcó.

Se trata del “camino vecinal que abrimos porque nosotros pusimos las máquinas. Nunca fue abierto por la Municipalidad y es un cerro bastante pronunciado, hemos usado capital privado para abrir camino y tirar la luz”, indicó.

En esa línea, agregó que desde la cooperativa eléctrica “nos informaron que si les ocurre algo (a las personas que usurparon) el problema lo tiene la compañía eléctrica”.

También contó que “me cierran prácticamente el acceso y me dejan un trillo”. Incluso “suelen dejar gajos atravesados” en ese espacio. Asimismo “un turista con un auto un poco más grande o que venga un colectivo no pasa”.

Estamos trabajando desde 2011 con el emprendimiento familiar, tenemos cinco habitaciones, no tenemos empleados lo hacemos todo nosotros”, explicó.

Y con la pandemia, “estamos muy golpeados, el año pasado estuvimos 6 meses cerrados. Ahora estamos cumpliendo todo a rajatabla, tratando de hacer lo posible para que nuestros huéspedes se sientan cuidados”.

Sobre el inicio del conflicto, remarcó que “esta gente pertenece a una familia que en 2006 me hizo un juicio para quedarse con mi chacra, tengo todos los papeles en condiciones. Es una familia que me ha aterrorizado por años”.

Cuando salió lo del diputado nacional ‘Cacho’ Bárbaro pensé que ‘voy frita’ porque si a gente que tiene 200 hectáreas para mantener un monte nativo le hacen esto, imaginen a mí que vivo el día a día, golpeada con la situación, no tengo recursos para abogados, me pasan por encima”.

Añadió que “hicieron primero una casa, y ahora están empezando otra, con una base muy importante, también con materiales, o sea ladrillos y cemento”.

Por otro lado, comentó que “estoy con la Fundación de la Cuenca del Arroyo Ramón para preservar el monte, tenemos monte nativo, unos árboles de yerba para mostrar a los turistas lo que es yerba mate, pero esto es prácticamente una reserva privada. No he seguido los trámites para hacer reserva privada porque me han faltado recursos“.

Cuidamos el cauce del arroyo Ramón, y esta gente viene, lava, tiene motosierras, están cortando árboles, están haciendo leña, hacen fuego, te entran a la propiedad. ¿Cómo continúo dando cuidado y seguridad a mi huésped si cuando viene lo primero que se encuentra antes de entrar es eso? Esas construcciones, esa gente, y perros sueltos”.

A raíz de lo sucedido, advirtió que “hice una denuncia porque también hubo agresión física y verbal”. “Esas denuncias están hechas, me he acercado a la Municipalidad creo que cinco veces, les he dejado escritos y explicado la situación, les he llevado el plano que la agrimensora nos había hecho, un plano de mensura para que sepan exactamente dónde está situada esta gente, y dónde es mi propiedad. He tratado de facilitar, porque nosotros tenemos la verdad en la mano”, sostuvo.

Contó que quiere que “eviten que sigan construyendo y que se vayan”. En cambio “esta gente reparte a los vecinos un escrito para que les autoricen bajar la luz”.

También, remarcó que cuando fue a hacer la denuncia policial, no obtuvo la respuesta esperada. “Con el agente de policía o la persona en la Municipalidad con la que he podido hablar, solamente miran y dicen ‘lo siento señora, no podemos hacer nada’”, expresó.

Para Kuhlig “ponen el derecho sobre la propiedad privada en duda”.

Con respecto a las vacaciones de invierno, manifestó que “esto me perjudica totalmente porque me deja a la deriva. Yo ya no le puedo dar las indicaciones a mi huésped porque no sé qué se va a encontrar. Porque además los fines de semana se juntan varios, o sea que ya está la idea de hacer una villa ahí”.

Al respecto de iniciativas de la comunidad, señaló que “hemos llevado también a la Municipalidad firmas de 15 colonos que tienen lotes alrededor que han firmado para que no les permitan estar acá, pero no he recibido oficialmente nada”.