Homenaje a policías federales caídos en cumplimiento del deber

Se realizó este viernes, 2 de julio, en la plazoleta Policía Federal Argentina, ubicada en la avenida Mitre, entre las calles Buenos Aires y Félix de Azara de Posadas.

02/07/2021 18:27

Como todos los 2 de julio, en Posadas los federales realizaron un emotivo homenaje a los camaradas caídos para identificar el orgullo y consolar la tristeza por la sangre derramada, en el marco del Día de los Policías Federales Caídos en Cumplimiento del Deber.

Respetando todos los protocolos sanitarios a raíz de la pandemia, la ceremonia se realizó en la plazoleta ubicada en avenida Mitre, entre las calles Buenos Aires y Félix de Azara, encabezada por el Jefe del Departamento de Investigaciones Federales local, comisario inspector Juan Valentín Roldán y el jefe de la División Unidad Operativa Federal Posadas, comisario Andrés Adrián Rodríguez.

Durante el desarrollo de la ceremonia se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino; se llevo a cabo el toque de silencio invocando al caído en cumplimiento del deber, Cabo 1° Diego Alejandro Di Giácomo y luego el Jefe de la División Unidad Operativa Federal dirigió las palabras alusivas. También se procedió a plantar en la misma plaza, un árbol autóctono de la especie “Jacarandá”, en memoria del acontecimiento convocado.

Esta fecha fue instituida para rendir homenaje a los policías federal que murieron de pie, fieles a sus ideales y que viven en la inmortalidad, como vigías perennes de la República.

Cabe mencionar que algunos de ellos perdieron su vida en la primera línea de las epidemias; otros, frente a las armas delictivas, como así también en incendios, explosiones, derrumbes, salvando vidas en accidentes y catástrofes. Hombres y mujeres de la Policía Federal han ganado un lugar privilegiado en la memora del pueblo, de sus familias y sus camaradas.

Es una fecha más que importante, al igual que dolorosa por su connotación, pero sin duda la más relevante porque constituye una ocasión para el recuerdo y para el homenaje a los héroes, honrando a quienes con la -humildad de los valientes-, sin distinción de género, escalafón o cuadro jerárquicos, mediante un acto de arrojo, ofrendaron lo más importante que un ser humano puede otorgar, su propia vida, en pos del cumplimiento de la función policial.