¿Y si nos rendimos?

Este viaje que es la vida en el que podrás tener metas, objetivos, sueños y es todo ese camino que se va realizando mientras llegamos a lo que podríamos llamar destino, es un ciclo que vuelve a empezar cuando otro termina.

29/05/2021 12:48

Te invito a ¡rendirte! Pero qué es esto, es aceptar que a veces las cosas no son como queremos, aceptar que no tenemos el control de absolutamente nada y que lo único que nos queda es disfrutar del viaje. Este viaje que es la vida en el que podrás tener metas, objetivos, sueños y es todo ese camino que se va realizando mientras llegamos a lo que podríamos llamar destino, es un ciclo que vuelve a empezar cuando otro termina.

Rendirnos implica mucho esfuerzo, mucha sabiduría, mucha aceptación, momentos de bronca, de incertidumbre, pero si logramos ver el lado bueno, la magia y el milagro de la vida en cada situación vamos a poder disfrutarlo, vamos a poder encontrar el aprendizaje que está ahí guardado. Sólo necesitas rendirte.

Así que les invitó a rendirse, ¿cómo nos podemos rendir con los colores? Hay dos colores que nos ayudan a lograr este proceso, el verde y el azul ambos trabajan, el primero con el corazón y el segundo con la voz, con el poder de las palabras y ambos nos llevan a la Paz, una vez que logramos esto no es complicado rendirse.

Hay que confiar en el fluir de la vida ahí aparece el verde en su esplendor, apoyándonos, llenándonos de confianza, ayudándonos a entender que todos estamos más conectados de lo que creemos. Los invito a rendirse, a fluir con la vida, a ser felices en azul y verde. Por algo estos colores abundan en nuestro planeta: cuando miramos el cielo, cuando nos maravillamos con un árbol.

Conéctese con el verde de los parques, pisen en el pasto, hagan jardinería, deslúmbrense ante al azul del cielo, usen estos colores verde y azul , y simplemente vivan disfrutando cada situación que se les presente. Hay una frase que dice: “Cada vez que te sorprendas a ti mismo tratando de controlar una situación detente y relájate, empieza a confiar y a permitir que la vida fluya”.

¡Rendirse es confiar!