Nuestra mejor defensa

Eckart Tholle expresa que en tiempos difíciles se debería reforzar la conexión mente-cuerpo.

29/05/2021 11:05

Para mantener o recuperar la salud un factor fundamental es el Sistema Inmunitario del cuerpo merece toda nuestra atención. Influye en su debilidad o fortalecimiento el cuidado que se tenga sobre aquello que se pone en el plato diariamente, es decir, la alimentación.

Pero hay otros factores que también influyen en el Sistema Inmunitario como es el caso de los estados emocionales intensos, la falta de descanso, el estrés crónico, etc. y que constituye el campo de las emociones y el pensamiento, pues debilitan las defensas y dejan al cuerpo propenso a distintas alteraciones.

Además, los campos energéticos negativos que nos rodean también agotan el sistema defensivo y son muy contagiosos pues inundan a las personas con pesimismo, depresión, tristeza, etc.

Eckart Tholle, conocido escritor de libros de autoayuda y espiritualidad expresa que en tiempos difíciles se debería reforzar la conexión mente-cuerpo, tomar conciencia de cada una de las partes del organismo y habitarlo, ya que esa amorosa atención tiene como efecto que cada célula despierte, lo que a su vez dispara poderosas energías autocurativas. Agrega que la mayoría de las enfermedades entran cuando no se está presente en el cuerpo.

Una práctica sugerida por Tholle es tomarse unos pocos minutos, recostarse sobre la espalda, cerrar los ojos y prestar atención a los pies, piernas, brazos, abdomen, pecho, etc. tratando de percibir las sensaciones que envían las distintas partes. Permanecer en cada zona unos 15 segundos. Luego que la atención recorra el cuerpo como una ola de pies a cabeza y viceversa, procurando tomar conciencia de la energía vital que recorre su ser físico.

Este ejercicio autocurativo eleva el Sistema Inmunológico cuando se está iniciando una afección, así como cuando la enfermedad ya está instalada, si se la practica regularmente.

En resumen, adoptar un estilo de vida que alivie el estrés con horas de sueño suficientes, pues el cansancio estimula el consumo de azúcares que, a su vez desequilibra la flora intestinal, que incluya actividad física regular y con bastante hidratación para eliminar las toxinas del cuerpo, agregando zumos verdes de frutas y verduras llenos de nutrientes, sería un buen plan a adoptar.