La otra pandemia

Es invisible a nuestros ojos, puede tener efectos devastadores, provoca miedo y angustia. Y no, no es el COVID-19.

07/02/2021 19:57

la otra pandemia

En Psicología Social sabemos muy bien que la capacidad de aprender está indefectiblemente atada a la necesidad humana de adaptarse a aquello que es nuevo. De ello depende nuestra supervivencia cuando somos recién nacidos, adaptarnos a un nuevo trabajo en nuestra vida adulta, o por ejemplo, adecuarnos a ciertas limitaciones físicas cuando somos mayores.

Al aceptar que en nuestra vida biológica y psicológica que lo único permanente es el cambio, asumimos que ésta requerirá adaptación y aprendizaje constantes.

Si observamos bien nuestra especie, tenemos ejemplos extraordinarios de esta capacidad: establecer la vida y la sociedad en parajes remotos o con climas sumamente adversos, como los habitantes de la ciudad siberiana de Oymyakon con temperaturas promedio de -50 grados centígrados en los crudos meses de invierno, o en los desiertos australianos, donde hay comunidades nómadas que los recorren a pesar de la escasez de agua y alimento; crear tecnología con capacidad de explorar territorios marítimos o en el espacio exterior para los cuales no estamos naturalmente preparados; el desarrollo de la ciencia y la superación de enfermedades mortales; y así podríamos continuar citan do evidencias del aprendizaje humano.

En la otra cara de la moneda, tenemos el efecto contrario: la pérdida de la capacidad de aprender, que nosotros llamamos estereotipia o rigidez. Ello explica que repitamos errores, que no apliquemos respuestas creativas, que nos estanquemos o paralicemos ante determinadas situaciones, que nos resignemos, que nos rindamos o que asumamos que no podemos ante lo que tenemos delante.

Pero, si somos capaces de realizar aprendizajes así como de impedirlos, provocando rigidez y no-adaptación, ¿dónde reside la diferencia?

La respuesta está en la emoción. La pandemia oculta, la verdadera problemática de salud -entendida como pérdida del bienestar-, se halla en nuestra mayor o menor habilidad para reconocer, analizar y redirigir la carga emocional de nuestra vida diaria.

Antes de seguir, expliquemos al lector qué es exactamente la emoción, pues aunque todos parecemos saber de qué se trata, pocos consiguen en tender su alcance y muchos menos, parecen poder explicarla. La emoción es un tipo de respuesta biopsicosocial compleja de base adaptativa que producimos al ser estimulados por el entorno. En virtud del estrés que se origina entre el estímulo que percibimos y nuestro psiquismo, la respuesta emocional puede ser funcional o disfuncional, es decir en que medida y de qué forma se resuelve la tensión producida.

Toda esta actividad y los resultados de la experiencia son conservados por los procesos de memoria para posteriormente -de acuerdo a la intensidad de la experiencia- ser recuperados en el procesamiento de nueva información y nuevas experiencias. En el caso de disfuncionalidad, la carga emocional filtra la realidad, impidiendo o distorsionando el acceso de nueva información.

Es así que al detenerse la comunicación efectiva entre lo que existe ahí afuera y lo que internamente puedo percibir, la respuesta emocional “inunda” nuestra percepción, sin dar lugar a la comunicación con lo que sucede, y por lo tanto volviéndonos rígidos psicosocialmente hacia ese estímulo.

Pongamos un ejemplo: una persona es víctima de una situación violenta (pongamos por caso un robo con intimidación). Ante dicha situación, de elevada ansiedad, la persona puede responder emocionalmente de varias formas, huyendo, repeliendo la agresión, paralizándose, entre otras posibles. La emoción resultante, dada su alta carga ansiógena, provoca que esa persona reaccione de forma desmedida en futuros episodios donde su psiquismo dispara reacciones fisiológicas (sudo ración, alteración del ritmo cardíaco) y psicológicas (ahogo, estrés, paralización): un proceso funcional de la emoción de miedo se ha convertido en uno disfuncional, limitando su capacidad de respuesta y aprendizaje.

En algunos casos, los problemas emocionales no parecieran representarnos grandes conflictos, sobre todo si tenemos una percepción más o menos satisfactoria de nuestra vida diaria. Pero suele suceder que antes ciertas crisis o eventos desestabilizantes, éstos comienzan a saltar hacia la superficie, haciéndose entonces más evidentes.

En los entornos terapéuticos demoran muy poco en salir a la luz, pero aun en procesos de coaching o el desarrollo personal, los problemas emocionales se terminan revelando como importantes barreras. Su gestión no solo sirve para solucionar lo que no funciona bien, sino como potenciadores para la mejora de la calidad de vida del individuo, es decir, mejorar más lo que ya funcionaba bien.

Siendo las emociones el aspecto que determina la mayor parte de nuestro comportamiento, ¿por qué entonces, no le prestamos suficiente atención?

Pues, en cierta medida, es normal que así sea ya que nuestras emociones están “escondidas” en nuestros hábitos, en nuestras creencias, en nuestra ideología y en nuestras decisiones y acciones. Es como en el caso de los pilares y columnas de una vivienda, al estar detrás de los revestimientos y el decorado, las pasamos por alto, y sin embargo, son responsables de que todo el conjunto tenga en pie.

Del mismo modo, las emociones sostienen nuestra conducta, y están estructuralmente adosadas a todo que pensamos y hacemos, aunque raras veces nos hagamos consciente de su fundamental papel.

Frente a la pregunta de porqué aprendemos o porqué dejamos de hacerlo, la emoción es la respuesta, ya que dirige la motivación necesaria para hacerlo o bien despliega el temor que impide avanzar.

Además, otro factor de dificultad para desarmar los bloqueos emocionales, es que perdemos el contacto con las experiencias significativas la infancia y la juventud-, cuando entonces no habíamos desarrollado nuestro psiquismo maduro y nos encontrábamos más vulnerables.

Creemos que todo lo que nos sucede está anclado en nuestra experiencia exclusivamente. La emoción se desarrolla como si de una bola de nieve se tratase, en un comienzo tenemos adición de unos pocos factores dantes, y luego vamos sumando en su estructura todos los eventos en los que esta emoción participa.

En la cotidianeidad, dejamos de ver el interior emocional de nuestro quehacer diario para tan solo pasar a ver la parte superficial. Es decir, observamos solamente el resultado exitoso de nuestras acciones pero no vemos para que están diseñadas. Si queremos cambiar la forma en cómo percibimos el mundo, y queremos con ello modificar nuestras acciones y comportamientos disfuncionales, deberemos analizar nuestro mundo emocional, que es donde verdaderamente se encuentra el nudo de todo conflicto.

En nuestros días, esto es aun más evidente: vivimos una edad de oro en cuanto al acceso al conocimiento, donde todo está disponible para ser aprendido, pero la clave no es “lo que aprende”, el contenido, sino la capacidad de aprender, la capacidad ceder y procesar la información. No se trata de involucrar esfera emocional al aprendizaje, reconocer la emoción como causa efecto del aprendizaje.

Por Saxa Stefani
Psicólogo, investigador y docente. Director ceideps.org