La carne vuelve a subir en medio de la pelea para poder parar la olla

Los productores estiman que el aumento se puede dar en distintas etapas hasta marzo y los carniceros ven con preocupación como bajan las ventas porque la gente no tiene plata. En diálogo con FM de las Misiones, Hugo Metrechen indicó que en Misiones, para las fiestas, el aumento "podría ser de un 12%".

20/11/2020 08:16

Carne

PREOCUPACIÓN . En los próximos días, el precio de la carne vacuna volverá a subir en las carnicerías del país y será el cuarto aumento en los últimos dos meses.

Los productores de carne vacuna esperan aumentos en todo el país de entre 20 y 30% en el precio actual del kilo que llegará a los mostradores de todo el país de forma gradual de diciembre a marzo. Será el cuarto aumento en los últimos dos meses y los motivos de las subas están vinculados a los costos de producción.

Juan Eiras, presidente de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), le dijo a Infobae que los productores vienen de un semestre donde los números no cerraron por el aumento de los costos.

“Estamos hablando del precio de la carne para el productor. Precio salida del feedlot. No hablamos de la industrialización, del reparto y menos del mostrador. En el consumo se vinieron yendo los costos hacia arriba. Fuimos generando un quebranto que fue aumentando. Estábamos vendiendo a $115 y producir un kilo vale $125 o 130”, afirmó el productor.

Y agregó: “Comprar la unidad de reposición sale entre 140 y 150 pesos. El 20% de aumento responde a que todavía falta un recorrido de la hacienda en pie para equiparar los costos de producción”.

Según Eiras, la situación durante los meses que van de pandemia fueron difíciles por lo que resaltó que “fue increíble que nos mantuviéramos todos estos meses”.

“La oferta va decayendo. Las empresas retrotraemos volumen porque a estos precios no se puede producir. Nosotros estimamos que el aumento estaría entre el 10 y el 20% de los valores actuales. Se puede desarrollar en distintas etapas de acá a marzo”, detalló.

Sin embargo, la proyección que tienen en la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores de Carne Vacuna, que llevan la media res a las carnicerías, es un poco más alta.

La carne vacuna “está retrasada” y “le está faltando hasta un 30% de aumento”, algo que podría concretarse en las próximas dos semanas.

“Hay un aumento de 10 a 12 pesos en la media res y la semana que viene 10 pesos más. Va a ir subiendo todos los días porque hay una suba permanente (en la hacienda)”, indicó. Rafael apuntó que este incremento “va a pasar al público”, le dijo a La Nación Leonardo Rafael, titular de la entidad.

Según el último informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), la carne al público ya subió 23,7% en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) si se la compara con respecto a antes de la pandemia. En tanto, hay un movimiento alcista en la hacienda: según Ciccra, ya aumentó 8,4% en octubre pasado el precio promedio de las distintas categorías de hacienda y las alzas siguen ahora.

 

Un 12% más caro para las fiestas

Hugo Metrechen, dueño de una carnicería en Posadas, dialogó con FM 89.3 Santa María de las Misiones, donde contó que en el los últimos días “había venido un aumento del 3 por ciento, pero se espera un par de aumentos más a lo que terminemos noviembre y comencemos diciembre

De esta manera, indicó que para las fiestas el porcentaje en que aumentaría el producto “podría ser de un 12%, que ya es una suma significativo

Consultado sobre que cortes convenientes recomendaría, teniendo en cuenta el equilibrio entre precios y rendimiento, el carnicero dijo que “ahora se está usando mucho un corte que se llama picanha -tapa de cuadril- que es un corte muy bueno, después tenes la tapita de asado, la tapa de nalga. Son cortes sin hueso y rinden también por el tema de la proporción“.

Señalando además que estos cortes tienen un precio promedio de entre 450 y 500 pesos el kilo. Mientras que “el precio del pollo aun se mantienen, inclusive tuvo una pequeña rebaja esta semana

Por último se refirió a la actualidad del sector, donde en este año atravesado por la cuarentena una una reducción en el consumo, en parte porque al estar restringidas las reuniones con mucha asistencia, “la gente se tiró más a los asados más chicos, cortes como una entraña, un matambrito de cerdo“.

En esta línea, contó que “hubo una baja en la venta del 30% este mes de noviembre“.

“La gente ya no pude comprar”

En tanto, Alberto Williams, presidente de la Asociación de Carniceros de la Ciudad de Buenos Aires, aseguró que los aumentos se vienen registrando desde octubre a la fecha a razón de unos $20 en total. “Casi todas las semanas hay subas de entre 5 y 6 pesos”, afirmó.

“Las ventas vienen muy tranquilas. Estamos vendiendo muy poco porque el parate es muy grande. La gente no tiene el poder adquisitivo suficiente. Tenemos mucha preocupación. Si sigue subiendo la carne la van a comer los productores porque la gente ya no la puede comprar”, destacó.

 

“Intermediación parasitaria”

Asimismo, en declaraciones a Radio 10, el empresario Alberto Samid –con prisión domiciliaria por una condena a cuatro años por asociación ilícita en la evasión de impuestos de la comercialización de carne–, planteó: “Hace cuatro años venimos hablando de lo mismo, producimos la mercadería los argentinos, se lo vendemos a los extranjeros y ellos nos ponen 600% de ganancia, la intermediación parasitaria. Somos el único país en el mundo que regala la comercialización. Lo hicimos con todo, la producimos nosotros y se lo vendemos a los extranjeros, pero no es que lo exportan, lo venden acá. Pasa con todos los alimentos”.

 

Feedlots a pérdidas

El problema, dicen en el sector, es que a la hacienda gorda que sale al mercado le falta recuperar precios y ponen como ejemplo que, por la falta de actualización, los feedlots (establecimientos de engorde a corral) están perdiendo entre 7.000 y 10.000 pesos por animal (en un camión implica perder al menos $300.000). En este trasfondo, de cada tres animales que sacan óolo reponen uno para el engorde, lo que llevará a una menor oferta.

En octubre pasado, el consumo interno por habitante se ubicó en 50 kilos, una merma del 2,6% versus igual mes de 2019, según Ciccra.
La exportación viene creciendo pero representa el 28% del total de la producción, según el registro de enero a octubre.

 

Fiestas con cortes a precios cuidados

El Gobierno y la industria frigorífica analizan un programa de precios populares de cortes de carne vacuna que, en principio, estaría orientado a las fiestas de fin de año, pero la intención es sostenerlo en el tiempo.

“Es necesario que preservemos el mercado interno. Debemos cuidar que los precios internacionales de la carne no se vuelvan precios locales en la Argentina y que los argentinos podamos acceder a la carne no a los precios internacionales, sino a los precios de la producción en nuestro país”, sostuvo Alberto Fernández al anunciar un proyecto de inversiones por U$187 millones por parte de los integrantes del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, que representa el 90% de las exportaciones de carnes del país y casi el 40% de la faena nacional.

El Presidente recordó el plan, que se implementó en 2007 y que duró hasta la crisis con el campo por la Resolución 125, de cortes populares de carne vacuna para la demanda interna a precios locales.

 

“Se comprará menos carne”

“Hace 3 semanas que tenemos que trasladar la suba a las pizarras; esta semana hay una suba confirmada y la semana que viene nos dijeron que habrá otra más. Esto representa un aumenta del 10% y aún falta para terminar el año. Tenemos que ver cómo sigue la suba de la hacienda en pie; puede ser que se acumule un 15% antes de fin de mes. Esto viene porque hace 3 meses atrás los productores comenzaron a engordar hacienda en los corralones y compraron terneros carísimos, con valores ilógicos y esa hacienda está saliendo ahora y ahora al productor no le cierran los números”, explicó el empresario y economista Germán Vittore a El Ancasti.

Según los informes nacionales, las cámaras empresariales aducen que los motivos del aumento están vinculados a los costos de producción y que tienen que equipararlos.

Ya calculan que el público comprará menos carne o dejarán de consumirla todos los días.

Fuente: Medios Digitales