El Congreso peruano destituyó al presidente Martín Vizcarra por corrupción

"Me voy con la con la frente en alto", dijo el mandatario saliente. Ahora el Ejecutivo del país minero será asumida hasta fines de julio de 2021 por el jefe del Congreso, Manuel Merino, un empresario agrónomo miembro del partido de centro Acción Popular.

10/11/2020 08:00

El Congreso peruano destituyó el lunes al presidente Martín Vizcarra en medio de acusaciones de corrupción, en el segundo juicio político contra el mandatario en pocas semanas, a menos de medio año de las próximas elecciones generales y a ocho meses de culminar su periodo.

Salgo del palacio de gobierno como entré hace dos años ocho meses: con la frente en alto”, dijo Vizcarra ante la prensa, rodeado de sus ministros, en el patio de la casa de gobierno, anunciando que se marchará de inmediato a su vivienda particular.

El Congreso dominado por la oposición superó el umbral de los 87 votos de 130 legisladores para declarar la vacancia del centrista Vizcarra por “incapacidad moral” para gobernar, después de casi cinco horas de intenso debate.

El resultado final fue de 105 votos a favor de la destitución del presidente, 19 en contra y cuatro abstenciones. Los dos legisladores restantes estaban de licencia.

Ahora la presidencia del país minero será asumida por el jefe del Congreso, Manuel Merino, un empresario agrónomo miembro del partido de centro Acción Popular -que tiene la primera minoría en el Poder Legislativo- y que debe de cumplir el actual periodo gubernamental hasta fines de julio de 2021.

Merino, que juramentará este martes como el tercer mandatario en menos de tres años, pidió tranquilidad al país y afirmó que mantendrá la fecha de las elecciones presidenciales y parlamentarias para el 11 de abril del 2021. “Ya está convocado”, dijo en entrevista con América Televisión.

Mas tarde, Vizcarra afirmó que acatará la decisión del Congreso y anunció que no tomará ninguna acción legal para revertir la situación. “Hoy día dejo Palacio de Gobierno, hoy día me voy a mi domicilio”, afirmó rodeado de su gabinete en el patio de la residencia presidencial.

El Congreso que lidera Merino ha sido en los últimos meses una fuente de leyes consideradas populistas, en medio de la lucha contra la pandemia y la crisis económica que asola al país debido a la pandemia de coronavirus.

Vizcarra, que enfrentó por segunda vez en menos de dos meses un juicio político en el Parlamento, había dicho más temprano que su destitución, de producirse, traería “impredecibles consecuencias” y graves costos económicos al país.

“Debemos ser consciente de que una vacancia presidencial incrementaría los temores, la viabilidad y la institucionalidad y esto traería graves costos económicos”, afirmó Vizcarra tras negar las acusaciones de supuestamente haber recibido sobornos cuando fue gobernador de una región peruana hace siete años.

El 18 de septiembre, en el primer intento para echar a Vizcarra, que asumió el poder en 2018 tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, el Congreso reunió solo 32 votos.

Centenas de personas protestaban en el centro de Lima contra el Congreso en muestra de apoyo a Vizcarra, pese a las restricciones por la pandemia, bajo vigilancia policial. El mandatario destituido también recibió apoyo de algunos políticos que podrían entrar en la carrera al Palacio de Gobierno en 2021.

Fuente: Medios digitales