Se atrincheraron durante más de siete horas en una fiesta clandestina

Fue desde ayer a la madrugada en zona urbana de Cerro Azul. Recién a la media mañana los dueños de casa e invitados al evento depusieron su actitud.

26/10/2020 10:00

TODOS NOTIFICADOS. El dueño de casa y sus invitados terminaron como infractores en Cerro Azul.

Ocho adultos se atrincheraron durante más de siete horas en una fiesta clandestina que protagonizaban en Cerro Azul, hasta que finalmente depusieron su actitud y salieron del domicilio donde se hallaban reunidos, indicaron fuentes del caso.

Los involucrados fueron notificados del incumplimiento de lo dispuesto por las normas vigentes respecto al aislamiento social, preventivo y obligatorio, tal como consta en el DNU del Gobierno, agregó un vocero.

El evento clandestino fue detectado ayer -domingo- a las 2.45 en el marco del operativo de bioseguridad que realizó personal de la comisaría local, dependiente de la Unidad Regional VI, con asiento en Leandro N. Alem, por lo que de inmediato acudieron a la escena.

Una vez allí, más precisamente sobre la avenida Libertador de Cerro Azul, los efectivos se entrevistaron con el propietario del inmueble y sus invitados. Los comensales como el dueño de casa se negaron a salir al exterior.

Recién pasadas las 9.50 depusieron su actitud y ocho adultos fueron notificados del mencionado Decreto 297/20.

Por disposición del fiscal federal de Oberá, se labraron las actas acordes y se secuestraron tres automóviles y una motocicleta en el mismo operativo, indicaron las citadas fuentes.

 

Campamento no autorizado

Por otra parte, en Leandro N. Alem, el sábado a las 23.50 los uniformados tomaron conocimiento de que en la zona de Villa Libertad, en cercanías del ex-SANA, se montó un campamento no autorizado.

Personal de Comando Oeste en conjunto con efectivos de la comisaría Primera y División Infantería fueron al lugar y constataron que en la calle Los Cedros había un grupo de personas.

Un pastor adventista que estaba en la escena habría manifestado que estaba a cargo del evento y que en el lugar había ocho adultos y quince menores, alegando además que estaban cumpliendo con el protocolo de bioseguridad pero que desconocía la formalidad o el procedimiento a realizar para solicitar la autorización correspondiente. Los participantes fueron informados del trámite y se retiraron.

 

A la pileta en plena cuarentena

Además, ayer a las 15.40 la policía constató que un predio ubicado en Picada Itatí, a unos 700 metros de la ruta provincial 225, en la localidad de Caá-Yarí, se realizaba un evento clandestino en un camping-pileta no autorizado.

Según las fuentes se trataba de una fiesta infantil con la asistencia de doce personas, las cuales fueron identificadas, y dos automóviles, sin tomar las medidas de protocolo de bioseguridad correspondientes para la prevención de la propagación del virus COVID-19, incumpliendo el DNU presidencial.