Denunció maltrato y abuso policial por usar la SUBE de otra persona

El joven señaló que dos uniformados lo requisaron y presionaron agresivamente mientras el inspector del Grupo Z se apoderaba de la tarjeta de su novia. No pudo recuperar el plástico.

18/10/2020 09:55

FRECUENCIAS. Además, cuestionó la falta de líneas en algunas zonas.

Cristian Marcenaro, usuario cotidiano del transporte urbano de pasajeros, realizó una denuncia por abuso de autoridad, maltrato policial y apremios ilegales por un lamentable caso que sufrió dentro de un colectivo que pertenece al Grupo Z.

El repudiable hecho tuvo lugar el pasado jueves, cuando Marcenaro intentaba dirigirse hacia su trabajo. Al momento de abonar el pasaje, por accidente utilizó la SUBE Misionera de otra persona, su novia. Un inspector detectó la situación al verificar los plásticos de cada pasajero como es habitual. Por esto, el joven se vio obligado a pagar nuevamente el boleto con su propia SUBE pero, por otro lado, decidió no ceder ante la presión de dejar que sea retenida la tarjeta de su novia.

Así, pese a haber abonado dos veces por el viaje realizado, al descender en la Terminal Quaranta y tomar la línea 07, fue requisado de forma agresiva y maltratado por dos uniformados mientras el inspector se apropiaba del plástico sin explicar los motivos concretos.

En diálogo con FM 89.3 de las Misiones, el joven contó detalladamente la triste situación. “Aproximadamente a las 18.30 subo al colectivo como todos los días para ir a trabajar. Mi novia ya estaba en su trabajo, entonces yo llevo su tarjeta para dársela, hubo una confusión y por accidente pagué con la de ella”, relató y agregó: “Antes de bajarme en Transferencia, el inspector me dice que vuelva a pagar el pasaje con mi SUBE. Sin problemas agarré y pagué por segunda vez con mi tarjeta”.

“Pero al tratar de bajar me pide la tarjeta de mi novia, le dije que no, le expliqué que no podía hacer eso porque es su herramienta de trabajo y que la usa todos los días. No me dijo nada, entonces me fui a tomar el 07. Cuando subo a ese colectivo dos policías ingresan corriendo por la puerta de atrás, se dirigen a mí de forma agresiva intimidándome y me dicen que me pare. Sin ninguna explicación me empiezan a requisar. Me piden que abra mi mochila y me tiran todas las cosas al piso. Uno de los policías no tenía barbijo ni guante”, cuestionó.

“En ese momento, los policías se paran uno de cada lado como custodiándome, viene el inspector y me retira la tarjeta. No me da ningún papel ni me certifica nada como para saber dónde ir a retirarla después”, señaló y añadió: “Pasé un mal momento por eso, todos los días laburo y como nos pasa a todos, estamos pasando una situación muy difícil en el país, hay que remarla como se puede”.

Consideró que “no se entiende que actúen así, porque es simplemente una tarjeta, es como que pida prestado $30 a alguien y pague el pasaje con esa plata prestada”.

Al ser consultado sobre si hubo testigos, contó que “había varias personas, pero como cada vez que pasa algo así todos se ponen a mirar, por la forma del trato de los policías debieron pensar que se trataba de un delito, porque realmente me trataron mal, como un delincuente”.

“Nunca tuve problemas con la Justicia, siempre fui una persona responsable. Nada justifica que me hayan tratado así”, dijo.

“Los policías acudieron a ese trato. Nunca pasé una situación así por eso me puse muy nervioso y no supe cómo actuar en ese momento. Es una situación fea porque no hice nada malo. Yo pagué el viaje. Pero en el momento que me sacan la tarjeta no me dicen nada, el inspector habló con el chofer y se bajó del colectivo”, cuestionó.

En su publicación en la red social Facebook, el denunciante expresó: “Me arruinaron el día. Como si fuera que la SUBE es una tarjeta de débito o crédito”.