Taxistas aseguraron que, por la crisis, la actividad cayó hasta 70%

Indicaron que es “muy difícil” enfrentar el aumento de los costos en el rubro. Señalaron que se quedaron sin los principales puntos de movimiento de pasajeros.

01/10/2020 08:39

SIN PARADAS. Las terminales, aeropuertos y otros espacios eran puntos asegurados que ya no están.

Los taxistas de Posadas y Puerto Iguazú volvieron a remarcar la creciente preocupación por el nivel de caída de la actividad, la reducción del margen de ganancia, y las dificultades que deben enfrentar diariamente para poder mantener el trabajo.

En ese sentido, aseguraron que cada vez es más difícil enfrentar el incremento en el precio de los combustibles y otros costos del rubro sin poder subir el valor de la tarifa de la bajada de bandera y el recorrido.

Además, recordaron que por el cese de actividades en diferentes rubros se han quedado sin un gran porcentaje de pasajeros diarios y sin los principales puntos de movimiento, como ser el Puente Internacional o los aeropuertos.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, Eduardo Gauto, secretario general de la Asociación de Taxistas Unidos, expresó que “nuestra actividad está paralizada por la falta de clases, por la inactividad de la terminal, del aeropuerto, del puente internacional, tampoco hay movimiento en la estación del tren. No hay turismo en Posadas”.

“El puente a nosotros nos generaba bastante movimiento, entendemos que el cierre de las fronteras se da por cuestión de seguridad por la pandemia, pero nos afecta y es un punto en contra”, añadió.

“No hemos repuntado nada, nuestro movimiento cayó casi hasta un 70%”, subrayó en comparación con lo que sucedía antes de la pandemia por el COVID-19.

Al mismo tiempo afirmó que “nuestros costos subieron más del 100%, todo se ha ido por las nubes, pero la recaudación quedó en niveles muy bajos”.

“La nafta con sus subas nos perjudica mucho en la recaudación, porque genera que cueste mantener el auto en funcionamiento”, indicó y completó: “Este año prácticamente no tuvimos ningún aumento de tarifa en la bajada de bandera y la ficha”.

Cabe recordar que la tarifa se mantiene a $45 por la bajada de bandera y $4,50 la ficha. Por ese motivo adelantó que en la búsqueda de alcanzar alguna modificación favorable, “si bien no se pueden hacer audiencias públicas, queremos que el Concejo Deliberante busque alguna herramienta que nos permita acceder a un incremento de la tarifa, porque nos quedamos muy atrás”.

 

Dinero y tarjetas

Por su parte, Alfredo Gamarra del sindicato de Peones de Taxis, señaló a este Diario que “ahora dentro del casco céntrico de Posadas, hay más movimiento porque habilitaron algunas actividades comerciales, la gente camina y recorre, pero lo que no hay es plata disponible”.

“En Posadas estamos fracasando hace unos cuatro años porque los vehículos no pueden cobrar los viajes con tarjeta de crédito o débito. Se nos escapa mucho trabajo por eso. Tenemos un proyecto para presentar pero tiene que tener tratamiento urgente. La tarjeta de crédito movería más al rubro”, opinó el referente.

Finalmente, sobre la preocupación que despiertan las repetidas subas en el cuadro tarifario de los combustibles, manifestó: “El incremento de la nafta en otras épocas significaba aumento inmediato de nuestra tarifa, pero hoy eso sería una locura porque no hay movimiento, sería prácticamente como volver a fase uno laboralmente”.

 

Vehículos en venta

Así, como uno de los efectos de la crisis económica, crece la venta de vehículos que eran destinados al servicio de taxis y remises, por la imposibilidad de mantenerse funcionando en el rubro.

En relación a esto, Gauto consideró que “es cierto que ahora hay muchos autos que están en venta porque los choferes no pueden asumir el compromiso de pagar los costos diarios del auto”.

Higinio Martino, desde Iguazú, representante de taxis y remises, se refirió al mismo tema. “Muchos tenemos nuestra parada principal en el aeropuerto y la zona de Cataratas, pero los dos lugares cerraron juntos. Ahora estamos con facturación cero, no podemos hacer casi ningún traslado”.

A su vez, recordó que “para estar en el aeropuerto siempre nos exigieron que tengamos un auto modelo, máximo de 5 años de antigüedad. El auto tiene que ser del 2015 o más nuevo, con aire acondicionado, por eso es necesario renovarlo continuamente”.

“Esto hizo que muchos que habían hecho cambios de vehículos, se quedaron con las cuotas muy altas para pagar. En ese momento podían pagar pero ahora ya no se puede”, comentó al ser consultado por FM 89.3 Santa María de las Misiones y agregó: “Entonces para no quedarse completamente sin vehículos la mayoría se bajó a un modelo inferior. Otros que tal vez tenían dos autos en funcionamiento para trabajar, decidieron vender uno. Eso está pasando mucho, están vendiendo los autos o se están achicando a modelos más bajos por lo menos para sacar unos pesos, sobrevivir, y no quedarse a pie.